El mundo laboral encuentra nuevas oportunidades y riesgos
con la llegada de la Inteligencia Artificial

La automatización es una nueva y brillante chispa que cierra brechas de talento, crea mejores opciones laborales, profesionales y acelera el cambio.

Con el descenso de las tasas de participación de la fuerza laboral, los Impactos generacionales de “boomers a zoomers” y su redimensionamiento en esta nueva era se ven alterando modelos de trabajo que antes se creían inmunes a la automatización. Este cambio simultáneo en el trabajo crea nuevas oportunidades y riesgos con la llegada de la Inteligencia Artificial (AI).

Por ello, es importante contar con una estrategia unificada para la tecnología y las personas. El área de TI debe comunicar a RRHH sus planes y programar los avances tecnológicos de tal manera que permitiera a RRHH identificar las nuevas competencias necesarias para gestionar estos cambios. Por su parte, RRHH necesita profundizar en los datos actuales de oferta de empleo y fuerza laboral para crear nuevos puestos de trabajo. Esto brinda a RRHH una oportunidad de desarrollo empresarial y de personal emocionante y de gran impacto. Completar el análisis y el diseño del trabajo requiere tener en cuenta dos fuentes: las personas y la tecnología.

También se debe visualizar un rediseño del trabajo, una nueva estrategia de ayuda a crear una adquisición de talento y una reconversión/capacitaciones más focalizadas en áreas de trabajo específicas (como la atención al cliente en la resolución de problemas) versus áreas más generales (lectura de medidores). También influye en el impacto en la carrera profesional, identificando nuevos puntos de inflexión, ya que los que comúnmente encontramos en las progresiones profesionales, han quedado obsoletos. Las nuevas perspectivas de carrera están en la atención al cliente y la mejora de la calidad. El rediseño del trabajo genera nuevos puestos de trabajos y experiencias profesionales.

  Durante el 2022 Corea del Norte ha realizado al menos 40 lanzamientos de misiles 

Como parte de las consultorías para la mejor competencia en recursos humanos, en WTW a menudo detectamos los impactos obvios de la automatización, como la automatización robótica de procesos que redefine las funciones de los analistas de nivel básico, o los chatbots que reconfiguran toda un área de trabajo, como los centros de llamadas. Pero existen opciones de automatización para todos los niveles de trabajo, desde el rutinario y repetitivo hasta el variable y creativo. Las organizaciones responsables están identificando los impactos de la automatización y de la fuerza laboral mediante el rediseño del trabajo para ayudar a los líderes a tomar decisiones, mantener la motivación y producir resultados y al mismo tiempo proporcionar claridad respecto a las metas (y aumentar el empoderamiento) de los empleados. Por ejemplo, un profesional de RRHH puede utilizar ChatGPT para empezar a elaborar un plan de incorporación/acogida para un empleado disponiendo en 30 segundos de una serie de contenidos que se puede aprovechar e incluso ampliar la visión de RRHH sobre los posibles componentes de la guía.

Con ello, un tema importante es ampliar la gobernanza para utilizar IA en el trabajo y que los colaboradores sepan cómo y cuándo utilizarla, por ejemplo:

Diseñar puestos de trabajo dedicados a asesorar sobre el uso de la tecnología y que logren que la IA sea explicable e interpretable, junto con puestos de trabajo dedicados a supervisar la administración de ética, imparcialidad y sesgo en IA.

Impartir capacitación para que los empleados conozcan y estén informados de las políticas de manejo de datos, incluyendo ejercicios de simulación y tareas ramificadas para promover la sensibilización.

Actualizar las descripciones de puestos de trabajo incluyendo la responsabilidad/rendimiento de cuentas del trabajo digital.

  Número de muertes en el mundo por Covid-19 podrían ser más del conteo oficial

Integrar el trabajo digital en las filosofías y experiencias profesionales, reconociéndolo como un componente cada vez más importante del trabajo, crecimiento y desarrollo futuros.

Revisar la política y los estándares que deben seguir los empleados para asegurarse de que trabajan de manera segura.

Investigar respecto a invertir en tecnología de punta relacionada con cortafuegos, software antivirus, servidores, redes privadas virtuales y mantenimiento.

Comprender y aclarar los riesgos en todo el ecosistema laboral basado en trabajo digital y derivado de IA que podrían afectar la responsabilidad debido a nuevas formas de trabajar.

“A medida que las opciones de automatización se generalizan, los responsables de RRHH, de riesgos y de TI deberán colaborar más estrechamente para desarrollar planes y tomar medidas que aborden estas nuevas dinámicas de trabajo”, finaliza Mónica Guzman, directora de salud y beneficios para Centroamérica de WTW.