Las medidas para proteger a los salvadoreños de la crisis mundial de precios llegarán a costar hasta $400 millones

Los altos precios de los combustibles y los alimentos han golpeado la economía de todos los países, y con mayor dureza, en los hogares.

El Presidente Nayib Bukele decretó medidas con suficiente anticipación para proteger a los salvadoreños de la crisis mundial.  Estas acciones tienen un costo para las finanzas del Estado, sin embargo, hay margen de maniobra para lograrlo sin afectar los programas sociales y la obra pública. 

El titular del Ministerio de Hacienda (MH), Alejandro Zelaya, “estaríamos sacrificando fiscalmente $400 millones” por la totalidad de las medidas, con una proyección hasta el 31 de agosto. 

En estos cálculos están incluidos el subsidio para las gasolinas, para el diésel, la energía, el agua potable.  De igual manera, se ha sumado el costo de facilitar las importaciones de alimentos y de productos esenciales para prepararlos –que implica la reducción de impuestos para el ingreso de dichos bienes–.  

Finalmente, la cifra toma en cuenta lo que costará el ajuste que hizo la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) para estabilizar la tarifa de energía junto con los distribuidores.

La recolección de impuestos aumentó 21.2 % en el periodo de enero hasta abril de este año, e incluso aportó más recursos de lo que había programado Hacienda para la elaboración del presupuesto nacional.  El ministro Zelaya explicó que esto ha sido de ayuda para mantener las medidas sin afectar la ejecución de los programas sociales o de la inversión pública.  

“Vamos a continuar mejorando nuestra recaudación, que creo que es la única forma de resolver no solo la crisis coyuntural por la inflación”, expilcó el ministro.

  Familias afectadas por explosión en planta de gas reciben viviendas reconstruidas

El problema que enfrentan las naciones alrededor del mundo es el encarecimiento en cadena de los bienes que son importantes para las familias.  El petróleo y el trigo son importantes para una larga cadena de industrialización y de comercialización, que debido a la cantidad de intermediarios que hay entre la producción y el consumidor final, eleva progresivamente los costos.

Además de proveer estas subvenciones y facilidades, el Presidente Bukele está ejecutando una fuerte inversión en la producción de granos básicos con la entrega de 600,000 paquetes agrícolas para favorecer una cosecha récord y, al mismo tiempo, constituir una reserva estratégica.