Glasswing International el primer becario en Latinoamérica

Glasswing recibirá un financiamiento de $42 millones de dólares a lo largo de cinco años para hacer la salud mental más accesible en El Salvador, Guatemala y Honduras.

The Audacious Project anunció a Glasswing

 International como becario para el período 2021-2022 y ha catalizado un financiamiento de $42 millones de dólares durante cinco años para que la organización amplíe el acceso al apoyo a la salud mental a nivel comunitario en El Salvador, Guatemala y Honduras. Glasswing es la primera organización cuyo equipo y programación están basados en Latinoamérica a la que The Audacious Project ha destinado fondos y su trabajo llevará la atención informada sobre el trauma a más de 9 millones de centroamericanos.

“Con este nuevo financiamiento, el trabajo de Glasswing International se centrará en acortar el ciclo de violencia en las comunidades más vulnerables de El Salvador, Honduras y Guatemala, democratizando el acceso a la atención de la salud mental”, dijo Anna Verghese, Directora Ejecutiva de The Audacious Project. “Nuestro objetivo es unir ideas audaces con recursos catalizadores y estamos orgullosos de apoyar a Glasswing en esta labor”.

Cada año, The Audacious Project, una iniciativa de financiamiento colaborativo que busca soluciones grandes y audaces para los retos más urgentes del mundo, reúne a algunos de los nombres más confiables de la filantropía para seleccionar ideas con el potencial de crear un cambio global. Entre las personas y organizaciones que hacen posible The Audacious Project de Glasswing se encuentran: Charles and Lynn Schusterman Family Philanthropies; Galaxy Gives; MacKenzie Scott y Dan Jewett; Oak Foundation; The Patchwork Collective; Pivotal Ventures; Reed Hastings y Patty Quillin; Seagrape Foundation y otros donantes anónimos.

  ALEGRÍA Y DIVERSIÓN EN EL FESTIVAL DE MINITENIS

“Estamos increíblemente agradecidos por el apoyo de la comunidad TED/Audacious, y por quienes han apoyado nuestro trabajo durante los últimos 15 años”, dijo Celina de Sola, cofundadora y presidenta de Glasswing International. “Para las comunidades que están expuestas regularmente a tanta violencia, es fundamental que los trabajadores de primera línea, como los profesores, los médicos y las fuerzas del orden, reciban formación para entender y abordar los impactos del trauma en ellos mismos y en aquellos a los que sirven y equipar a las personas con las herramientas para hacer frente y comenzar a recuperarse. Creemos que las comunidades pueden abrir sus propios caminos hacia la sanación con este tipo de conocimientos y habilidades”.

En los últimos 20 años, la delincuencia y el crimen han alcanzado proporciones de crisis en Centroamérica, afectando millones de vidas y frenando el desarrollo social y económico. El desafío es más extremo en países como El Salvador y Honduras. Los sucesos traumáticos, incluida la experiencia o el testimonio de la violencia, están vinculados a problemas crónicos de salud física y mental, a la disminución de los resultados educativos y económicos y a una mayor probabilidad de volver a ser

víctima. Los traumas y la violencia también han provocado una pérdida de talento, ya que estos peligros han obligado a cientos de miles de jóvenes a huir de la región.

A pesar de los altos niveles de violencia y trauma, hay muy poco apoyo a la salud mental en las comunidades para mitigar sus efectos en esta región. La salud mental está estigmatizada y los limitados servicios que existen carecen de fondos.

Con la subvención de The Audacious Project, durante los próximos cinco años Glasswing integrará prácticas de autocuidado y de información sobre el trauma en más de 2,000 instituciones, entre ellas escuelas, estaciones de policía y centros de salud, en 25 de los municipios de mayor riesgo del Triángulo Norte.

  Centros escolares deben seguir cerrados

Se espera que el proyecto reduzca los efectos negativos del trauma en las personas formadas y en las personas con las que interactúan, incluyendo la mejora de la regulación emocional y las habilidades de afrontamiento para todas las personas formadas, el aumento de los factores de protección para los estudiantes en las escuelas participantes y la reducción de la violencia, un factor fundamental que contribuye y es consecuencia del trauma. Esto incluye la reducción de las tasas de estrés de los profesores y de la violencia entre pares en las escuelas participantes, la reducción de las tasas de reincidencia en las lesiones entre los pacientes del hospital, niveles más altos de regulación emocional entre los agentes de policía y una mayor percepción general de seguridad en la comunidad.