Cientos de personas volvieron a marchar para exigir el respeto a la democracia y el Estado de Derecho.

El Salvador-La Policía Nacional Civil intento bloquear a los salvadoreños que se movilizaron desde el interior del país hacia San Salvador y que buscaban participar de la marcha para denunciar las violaciones a derechos ciudadanos que desde los tres poderes del Estado se ejecutan contra la población salvadoreña.

Samuel Ramírez dirigente del bloque de resistencia y rebeldía Popular dijo que la PNC detuvo varios buses, les quitaron las llaves a los conductores y no los dejaron avanzar hacia la capital.

Pese a este incidente la marcha se realizó con cientos de salvadoreños que se dieron cita por cuarta ocasión, desde el pasado 7 de septiembre, para protestar contra las políticas que dañan la democracia y rompen el Estado de Derecho en el país.

El juez Antonio Durán dice que es imposible quedarse callado ante tanta violación de derechos.

La marcha inició en el Parque Cuscatlán y avanzó por la 25 avenida norte; luego abarrotó la Alameda Juan Pablo Segundo, en San Salvador.

Entre las consignas y pancartas estaba el rechazo al bitcoin, la destitución de jueces y magistrados, el rechazo a la reelección presidencial, el rechazo a las reformas a la Constitución, el rechazo a la dictadura, entre otras demandas.

Las mujeres textileras también marcharon y gritaron a todo pulmón que desde que el actual mandatario asumió el poder la seguridad jurídica, el respeto laboral y la lucha de las mujeres ha sufrido retrasos enormes, expreso Rosa Granados.

Wilfredo Berríos, perteneciente al Frente Sindical Salvadoreño, condenó la actitud del presidente y su gabinete al no querer escuchar a los salvadoreños.

Al igual que en las marchas del 7, el 15 y el 30 de septiembre los asistentes de esta nueva masiva concentración fueron quienes organizaron los cierres de calle de manera ordenada.

  Acciones de China caen a diario

La marcha concluyó frente a la fachada del palacio nacional, con un acto cultural y donde se comprometió al pueblo a organizar una nueva jornada de protesta que siga la ruta de la defensa de la democracia y el Estado de derecho.