Crean unidad para captar tributo de empresarios que tienen su dinero en paraísos fiscales

Como parte del compromiso del Gobierno del Presidente Nayib Bukele de combatir la evasión fiscal, el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, anunció el lanzamiento de la Unidad de Repatriación de Evasión Fiscal (UREF) desde paraísos fiscales.

“Es un día muy importante. Estamos marcando la historia del país, estamos también marcando un precedente en la lucha antievasión no solo en El Salvador sino en Centroamérica y América Latina”, dijo el ministro Zelaya quien destacó que el objetivo es combatir ese flagelo “venga de donde venga”.

El funcionario señaló, que la falta de un combate frontal de esta evasión por parte de los pasados gobiernos, y que representa una pérdida al Estado de al menos $2 millones de dólares anuales, mantuvo al país en un subdesarrollo e inseguridad, una historia que está cambiando  el Gobierno del Presidente Nayib Bukele.

“En los últimos 20 años, hemos calculado que el flujo de evasión proveniente de paraísos fiscales rondó los $10 mil millones”, reveló el ministro de Hacienda, quien agregó que, durante los 10 años de gobiernos del FMLN, la cifra asciende a unos $5 mil millones.

Con ese dinero “hubiéramos podido desarrollar muchísimas obras de infraestructura, hubiéramos podido dar muchísima mejor educación, tuviéramos la mejor seguridad”, agregó el funcionario.

Con la nueva Unidad de Repatriación de Evasión Fiscal (UREF) se firmarán acuerdos de intercambio de información, de homologación de políticas y de lucha contra la evasión con otros países. También se pondrá en marcha un cuerpo de auditores especializados en el flujo de operaciones con paraísos fiscales.

La nueva Unidad estará compuesta por 20 personas, posteriormente se duplicará la cantidad y “la meta es fiscalizar 150 casos anualmente”, que permitirá recuperar cerca de $100 millones, explicó el director general de Impuestos Internos del Ministerio de Hacienda, Rubén Ordóñez.

  Gobierno entrega escrituras de propiedad a 86 familias

“No empezamos desde cero, hemos trabajado durante semanas haciendo inteligencia fiscal para identificar grupos económicos que se han beneficiado con artificios legales o en este caso algunos con evasión directamente”, señaló Ordóñez.

Para el ministro de Hacienda, “la única ruta para recuperar el crecimiento económico y los ingresos perdidos por el COVID-19, sin golpear la economía, es combatiendo la evasión fiscal. Una de las formas es administrando bien la política tributaria”.

Subrayó que la Dirección General de Impuestos Internos “es el brazo fuerte del Estado salvadoreño para hacer valer la Ley, para hacer que buenos y malos empresarios, todos por igual, paguemos nuestros impuestos”.

“Esta no es una cruzada contra la empresa privada, y eso lo he dejado claro desde el primer día”, dijo el ministro Zelaya quien aclaró que el Gobierno tiene buena relación “con los buenos empresarios. Queremos mejorar aún más nuestra buena relación con la empresa privada”.