Planta de gas natural en El Salvador tiene un avance del 55%

La ministra de Economía, María Luisa Hayem, y el superintendente de Electricidad y Telecomunicaciones, Manuel Aguilar, visitaron la planta “LNG-To-Power”, de la empresa Energía del Pacífico, la primera productora de energía eléctrica a base de gas natural licuado en El Salvador.

La obra tiene un avance del 55% informó la ministra Hayem. “Este proyecto también es importante para nuestro país, el cual estuvo bloqueado por la excesiva burocracia que ponían los gobiernos anteriores”.

Hayem dijo que desde su primer día, el Gobierno del Presidente Nayib Bukele, viene trabajando con esta y otras empresas para que, “de manera ágil, puedan crecer y operar en El Salvador”.

La planta que se construye en Acajutla, Sonsonate, tendrá capacidad para generar 378 megavatios (MW) de energía limpia, la mayor capacidad que existe en el país; asimismo, abastecerá alrededor del 30 % de la demanda energética.

“También está generando empleo (…) Representa la inversión más grande extranjera en el país, de mil millones de dólares”, detalló la ministra de Economía.

La contratación de mano de obra local por parte de la empresa Energía del Pacífico contribuye al desarrollo económico de las comunidades. En total, la empresa cuenta con 1,000 trabajadores, cifra que podría aumentar en los próximos meses, explicaron las autoridades.

La construcción de la planta contribuirá a diversificar la matriz energética del país, a mejorar el medio ambiente y a promover el uso del gas natural en la región. Además, contribuirá a abaratar los costos de la energía eléctrica.

El titular de la SIGET, Manuel Aguilar, dijo que se espera esté concluido el proyecto a finales de 2021 o principios de 2022. “Este proyecto ha sido muy respaldado por el Presidente Nayib Bukele. En el Gobierno anterior no se les daba apoyo a estos proyectos, en este Gobierno se han agilizado los trámites, siguiendo siempre el marco legal”, explicó.

  Gobierno entrega 43 nuevas patrullas a la PNC

La planta contempla una unidad flotante de almacenamiento y regasificación, una tubería submarina de 2 kilómetros y la central eléctrica. Además, incluye la instalación de dos líneas eléctricas de transmisión de 230 KV, una de aproximadamente 44 kilómetros que conectará la central generadora con la subestación eléctrica de Ahuachapán, y otra con la subestación de Acajutla.