“Me interesaba hacer una historia de ciencia ficción, pero no quería hacer una parodia o una sátira”

Armando Iannucci (creador) y Nikki Amuka-Bird (Rav Mulcair)= AVENUE 5

P: Armando, ¿de dónde surgió la idea de un crucero espacial ambientado en el futuro?

AI: Me interesaba hacer una historia de ciencia ficción, pero no quería hacer una parodia o una sátira, quería hacer algo real. La ciencia-ficción que me gusta se siente real, se han ido al futuro y es una representación adecuada de dónde podríamos estar, o donde han tomado una cosa y realmente la han acelerado, pero todo lo demás ha permanecido igual. Además, creativamente, me han fascinado los movimientos de masas y la locura de las multitudes, que han llevado a que ocurran las cosas más locas política e internacionalmente al momento. Quería capturar el caos inminente y el destino que tenemos en este momento, de alguna manera. Sabía que implicaría un gran ensamble, implicaría a gente que no es exactamente quien dice ser, pero también tiene este trasfondo de otras 5000 personas que podrían convertirse en cualquier momento. Una olla a presión.

P: ¿Cómo se compara el programa con tu trabajo anterior?

AI: Cuando termino algo, sólo quiero que la siguiente cosa se sienta diferente a lo que acabo de hacer. Estoy seguro de que algunas personas esperan que esto sea como Veep en el espacio, pero en la escritura hemos intentado no hacer eso, no hay muchos insultos. Veep era sobre la gente que intentaba sobrepasar el día, esto es sobre la gente que intenta pasar sus vidas o al menos los próximos tres años. Veep era para azotar a todo el mundo; esto se trata de que todos quieran calmar a los demás. Se trata de lo que está pasando dentro. Habrá un público de Veep que la vea, pero espero que sea atractiva para la gente que tal vez no la haya visto porque no quería ver una comedia política. Porque al final todo se trata del comportamiento humano. El comportamiento humano en crisis.

P: Nikki, ¿qué te atrajo de trabajar con Armando?

  ‘ALI & CAVETT: THE TALE OF THE TAPES’

NAB: Trabajé con él en The Personal History of David Copperfield, pero conozco su trabajo desde hace mucho tiempo. Como no había hecho comedia antes, no pensé que recibiría una llamada de Armando. Recuerdo que le preguntó a mi agente, ‘¿puede ser graciosa?’ Revisé todo lo que había hecho y me dije, ‘aquí hay algo gracioso – envíaselo inmediatamente’. No me veo necesariamente como alguien graciosa, pero lo que es encantador de trabajar con Armando es que no es algo que él necesariamente requiera de mí. Él requiere que te comprometas con la situación y que veas lo que descubres y que seas bastante libre y espontáneo. He hecho muchas cosas de ciencia ficción antes y parece que hay una forma establecida de llevarlas a cabo, pero esto fue realmente liberador.

P: ¿Qué te pareció particularmente liberador de Avenue 5?  

NAB: Se siente como una compañía de teatro. Nos reuníamos en una sala para ensayar y jugar con las escenas y había diferentes personas de diferentes orígenes – algunos de comedia de improvisación y otros de drama directo – así que podías descubrir cosas y Armando siempre tiene un grupo de escritores presentes para que puedan retocar las cosas. Nunca antes había tenido eso en lo que respecta al desarrollo de tus personajes a medida que avanzas, y estás siendo apoyado. Es muy gratificante y te mantiene alerta porque tienes que ser creativo.  

AI: No sé por qué no se hace más. Aparte de pagar para tener el reparto temprano, es sólo una habitación. Los ensayos no se realizan en el set, de lo contrario, hay otras 500 personas y mucho equipo alquilado y todo el mundo está mirando sus relojes. Prefiero ensayar en un pequeño salón de la iglesia o en una oficina durante dos semanas. Tratamos de hacerlo antes de cada episodio.  

P: ¿Qué puedes decirnos de su personaje, Rav Mulcair?  

NAB: Rav es la Jefa de Control de Misión de Judd Space Enterprises y la veo como una completa fanática del control que disfruta teniendo la razón en todo y planeando cualquier eventualidad. La conocemos en un momento de su vida en el que hay un accidente; es la única cosa para la que nunca está preparada. Cuando la presión llega a su fin, ella no sabe muy bien cómo manejarla. Es un estudio realmente interesante sobre el poder y el aspecto muy humano de ser alguien con autoridad.  

  Presidente Bukele informó que el problema del agua ya fue resuelto

AI: Nunca se sabe cómo va a responder la gente en una crisis. Hasta que no sucede, no sé cómo respondería yo en una crisis real. Al final de la temporada, ciertas personas que crees que se iban a comportar de una manera, en realidad se han comportado de una manera diferente y viceversa.  

P: ¿Cuáles fueron tus momentos favoritos de Rav para filmar?  

NAB: Mis momentos favoritos son los momentos privados que nadie más puede ver cuando Rav está en plan “ayúdame” y su compostura desaparece. He interpretado a muchas mujeres fuertes antes, pero debajo de cualquier persona fuerte hay algo más. En un episodio, ella está acostada en posición fetal hasta que algunas personas entran, y ella está como, ‘¡bien!’ Es una manifestación física de lo que la gente siente cuando está bajo presión. Ella se dice a sí misma todo el tiempo “lo tengo” y logra descifrar las cosas, así que es divertido ver a alguien no admitir la verdad para sí mismo. Si lo hiciera, tendría que rendirse completamente y salir corriendo. A medida que la serie avanza, lo que ella tiene que enfrentar se vuelve más y más ridículo porque es la única que queda para responder a las preguntas.  

AI: Acabo de recordar una historia que perdimos porque no hubo tiempo de ponerla en el guión en el que Rav se va a casa y durante los primeros días no menciona nada sobre [lo que está pasando en la nave] al resto de su familia y luego, por supuesto, todo sale en las noticias y están diciendo, ‘¿pero íbamos a descubrir esto de todas formas?’. No puede admitir ante nadie que el barco está varado.  

  PRE-ESTRENO EN HBO GO DE LA CUARTA Y TEMPORADA FINAL DE ROOM 104

P: Armando, ¿cómo se te ocurrieron los personajes “más grandes de la vida” y cómo hiciste el casting?  

AI: Me gusta hacer el casting muy temprano. Y una vez que sabemos quién es, escribimos sobre esa persona, en lugar de decir: “bueno, este personaje tiene que tener esto, esto y esto”. Había algunas personas con las que sabía que quería volver a trabajar como Rebecca Front. Nos sentábamos (o por Skype si no estaban en el país) para hablar de su personaje y de lo que pensaban. Por ejemplo, recuerdo que Zach Woods dijo que no quería que su personaje Matt se desentendiera de todo el mundo, quería que pensara que estaba ayudando a la gente siendo honesto cuando en ciertas circunstancias la honestidad no ayuda realmente.  

P: ¿Qué tiene Hugh Laurie que lo hace perfecto para el capitán?  

AI: Es casarse con la idea dual de que en Estados Unidos lo conocen como una figura con autoridad y en Gran Bretaña lo conocemos como un fantástico intérprete de comedia. Hugh estuvo involucrado muy pronto, desde el principio. Es una figura que parece autoritaria, pero por dentro es un inglés desconcertado que dice: “No sé lo que estoy haciendo”, lo que le da un rango, dos personalidades con las que tiene que hacer malabares.  

P: ¿Qué importancia tuvo para los actores el ser empujados fuera de sus zonas de confort? 

AI: Todo el mundo tiene que hundirse o nadar un poco. De la misma manera, quiero salir de mi zona de confort no haciendo otra comedia política.  

NAB: Armando es muy bueno para empujarte silenciosamente fuera de tu zona de confort y hacia algo sorprendente para que descubras algo de ti mismo. Es un lugar extrañamente bueno para la creatividad cuando dices: “No sé lo que voy a hacer a continuación”, y Armando mantiene la cámara rodando.  

AI: Cuando hay mucha gente involucrada, siempre hago un pase donde las cámaras nunca están en ningún momento sobre la gente que habla, donde sólo son tomas de reacción. A veces lo más divertido puede ser la mirada en la cara de otra persona cuando se dice algo. Tengo cámaras alrededor, así que (los actores) nunca saben con qué están actuando. Cuatro en movimiento en cualquier momento, ¡así que no se pueden escapar nunca!