Incendios en Australia podrían aumentar los niveles globales de CO2

Los bosques han absorbido menos carbono que el promedio en los últimos dos años.

Los incendios forestales en toda Australia probablemente empujarán el aumento en los niveles globales de dióxido de carbono más allá de su récord este año. 

La Oficina Meteorológica, que es el pronosticador oficial de Gran Bretaña, dijo que los incendios sin precedentes en Australia pueden influir en los patrones climáticos y los ecosistemas globales este año. Las estimaciones más recientes sugieren que los incendios en el continente habitado más seco liberarán alrededor de 900 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono a la atmósfera, casi lo mismo emitido por todos los aviones comerciales en 2018.

Se espera que la concentración de CO2 en la atmósfera alcance un máximo de 417 partes por millón en mayo, lo que lo convierte en uno de los mayores incrementos anuales desde que comenzaron las mediciones en 1958 en una estación en Mauna Loa, Hawai, según la Oficina Meteorológica. Se espera que la concentración promedio de CO2 para el año sea de 414 ppm, debido a un aumento anual de aproximadamente 2.7 ppm por encima del promedio de 2019.

“La serie de niveles anuales de CO2 siempre ha visto un aumento interanual desde 1958, impulsado por la quema de combustibles fósiles y la deforestación”, dijo Richard Betts, jefe de impactos climáticos en el Met Office Hadley Center y la Universidad de Exeter. en un comunicado el viernes. El aumento de este año es notable porque los bosques que generalmente actúan como un sumidero de carbono que absorbe el gas ahora se queman y lo emiten a la atmósfera. 

  LALIGA, VALORES Y OPORTUNIDAD YA ES UNA REALIDAD

Este año, los patrones climáticos en la región del Océano Pacífico han hecho que algunas áreas sean más cálidas y secas, incluida Australia. Eso ha reducido la tasa de absorción de dióxido de carbono por parte de los bosques y ha aumentado el riesgo de incendios forestales, lo que ha aumentado las emisiones. Betts dijo que estos sumideros naturales “se espera que sean más débiles de lo normal por segundo año consecutivo”.