‘Soy leyenda’ pudo terminar “mejor”: Así es el final alternativo

Agencias-Hacer una película en Hollywood y acabar con un final triste y sin héroes es casi como ser católico y comer carne en Cuaresma. Es casi un sacrilegio. Esta fue la principal razón por la que Soy leyenda terminó con el personaje de Will Smith convertido en un héroe y dejó de lado un interesantísimo final alternativo que habría encajado mejor con la filosofía que tenía Richard Matheson, autor de la novela en la que se basa la cinta.

El libro Soy leyenda fue publicado en 1954 y a lo largo de estas más de cinco décadas ha tenido varias adaptaciones. La primera llegó en 1964 de mano de Vincent Price y su El último hombre sobre la Tierra. Después vinieron El último hombre vivo (1971), Soy omega (2007) y, ya sí, el Soy leyenda de Francis Lawrence con Will Smith como protagonista. Ninguno de ellos ha tenido el final que Matheson quería.

Vamos a hacer un poco de memoria. Soy leyenda termina cuando el Teniente Coronel Robert Neville (Smith) ha encontrado la cura para acabar con el horrible virus que ha transformado a los humanos en vampiros. Mientras se hace con la solución, las criaturas entran en el edificio y van a por él. Viéndose acorralado, Neville decide dejar que sus compañeros Anna y Ethan escapen con la cura y él se sacrifica explotando una bomba que se lleva por delante a un buen número de criaturas. Anna y Ethan llegan a una colonia en Vermont donde viven varios supervivientes y se da a entender que la humanidad ha sido salvada.

Aunque es trágico, también es un final muy ‘hollywoodiense’, con el héroe sacrificándose para salvar al mundo de ‘los malos’, es decir, de esas criaturas que han transformado el mundo. Sin embargo, el final original del autor planteaba una reflexión mucho más interesante y bastante alejada de las típicas películas americanas.

  UN ATERRADOR OCTUBRE CON LOS CLÁSICOS DEL HORROR EN HBO

En el libro, las criaturas han desarrollado inteligencia y han formado su propia sociedad. Son, por así decirlo, una nueva especie en la Tierra con rasgos muy similares a los humanos. Neville, que lleva mucho tiempo matándoles, es visto por ellos como un auténtico monstruo. Es alguien a quien temen y odian, puesto que va en contra de su especie. Cuando Neville se da cuenta de quién es y en lo que se ha convertido, decide suicidarse y dejar libres a los mutantes.