“Tuve que luchar por mis sueños”, Mariano Rivera

Mariano Rivera, exlanzador de los Yankees de Nueva York, de las Grandes Ligas de Estados Unidos, aprovechó su visita a El Salvador para impartir una clínica motivacional a los jugadores de las diferentes academias de la Federación Salvadoreña Béisbol (Fedebeis) y seleccionados nacionales.


En la charla, realizada en el Parque de Pelota Saturnino Bengoa Urrutia, el ex pelotero panameño, único miembro en la historia de las Grandes Ligas en ser elegido de forma unánime al Salón de la Fama de Cooperstown, contó a los niños y jóvenes sobre sus comienzos en el béisbol. 


“Comparto con ustedes un poco de mi experiencia, en la cual Dios me llevó de un lugar con limitantes y me puso en un lugar diferente en el que tuve que luchar por mis sueños. Comencé a jugar a los seis años de edad, fue cuando comencé a practicar este hermoso deporte en mi tierra natal, Puerto Caimito, Panamá, en una la playa que era mi terreno, era mi estadio Yankees”, expresó Rivera.


El ex beisbolista también recordó a los jóvenes la importancia de creer en sus capacidades, su talento, de perseverar y trabajar hasta lograr cumplir sus sueños y metas en la vida.  


“Como peloteros, como atletas, debemos alimentarnos bien, descansar, hacer ejercicio, hacer nuestras tareas, porque la educación es importante, ese es nuestro trabajo y Dios hace su parte. Siempre tuve la fuerza de seguir adelante y es lo que quiero compartir con ustedes, que muchos le van a decir en algún momento que, como atletas de cualquier deporte, no tienen la capacidad para lograr sus sueños y es eso lo que quiero que entiendan, que siempre podrán trabajan duro”, contó Mariano.

  Arrestan a representante de empresa que evadió más de 293 millones de dólares


El ex elemento de los Bombarderos del Bronx también fue enfático en que, para mantenerse durante 19 años en las Grandes Ligas, se alejó de las actividades extra deportivas y se dedicó a exigirse como profesional. 


“Sacrificio, esa es la clave, porque tenemos que entender esa palabra, yo nunca había salido de Panamá hasta que cumplí 20 años, fue mi primera vez que me subía a un avión, ese sacrificio lo hace a uno desconectarse y dar el cien por ciento, o dar más de nosotros, el atleta no debe conformarse con lo regular, siempre tiene que dar un extra, lo mejor de sí y aún más”, expresó Mariano. 

 
“En mi primer año en grandes ligas perdí el partido, pero eso no me desmoralizó, al contrario, me motivó, porque había perdido el partido, fue una de las enseñanzas rápidas que tuve en Grandes Ligas y me exigió ser mejor todavía, es lo que tenemos que entender, que jugar béisbol no es fácil. Cuando llegan las derrotas, porque no somos perdedores, somos ganadores, lo debemos de usar y seguir adelante”, manifestó Rivera.