¿Hacer ejercicio reduce el colesterol?

Los cambios adecuados en el estilo de vida pueden marcar la diferencia.

Cuando se trata de colesterol, a menudo oímos hablar de lo “bueno” y lo “malo”. El colesterol “bueno” (HDL) en nuestros cuerpos ayuda a eliminar el colesterol “malo” (LDL) de nuestro torrente sanguíneo para ayudar a que nuestros órganos funcionen correctamente.

Los niveles altos de colesterol LDL pueden afectar las arterias, puede ponerte en alto riesgo de una enfermedad cardíaca, infarto, aumentar el riesgo de un accidente cerebrovascular y obstrucciones arteriales, por lo que si su médico le dice que baje los niveles de colesterol malo, es hora de ponerse manos a la obra.

“El ejercicio es un excelente punto de partida si está tratando de reducir el colesterol malo”, dice la Dra. Leslie Cho, especialista en cardiología. “Pero no se detiene allí. Combinar el ejercicio con una dieta más saludable y opciones de estilo de vida tiene el mayor impacto”.

Descubra cuáles son los mejores ejercicios para reducir el colesterol y cómo iniciar.

¿Cómo el ejercicio mejora los niveles de colesterol?

El ejercicio funciona para eliminar el peligroso colesterol LDL graso al aumentar el colesterol HDL. Perder peso también aumenta el HDL.

Según la” American Heart Association”, el colesterol alto es causado por dos elementos del estilo de vida que van tomados de la mano: la falta de ejercicio y el sobrepeso (entre otros factores).

Entonces, por consiguiente, es fácil ver por qué el ejercicio sería la solución obvia para mejorar los niveles de colesterol.

¿Cuánto ejercicio es necesario para bajar el colesterol?

El ejercicio aeróbico repetitivo y que trabaja múltiples grupos musculares es el mejor ejercicio para reducir el colesterol. La American Heart Association recomienda hacer ejercicio durante al menos 30 minutos de cinco a siete veces por semana. “Puede comenzar lentamente y aumentar”, dice la Dra. Cho.

  Colombia: Caracol reclama al Estado revisar concesión de Canal

El mejor ejercicio para bajar el colesterol

Caminatas o trotar

No es necesario ir en la cinta de correr a toda velocidad. De hecho, si no está acostumbrado a correr, tiene sobrepeso o tiene problemas con las articulaciones, podría hacer más daño que bien a su cuerpo.

Comience con una caminata suave alrededor de la cuadra, luego una caminata más larga y luego trote lentamente. No solo reducirá su colesterol, sino que también reducirá su presión arterial.

Ciclismo

No tenías que pensar en los niveles de colesterol cuando eras niño, y tal vez eso se deba a que te mantenías en movimiento paseando en bicicleta por la ciudad con amigos y familiares. Vuelva a conectar con su niño interior y empiece a subirse a una bicicleta para reducir el colesterol.

Andar en bicicleta puede quemar tantas calorías como trotar, pero es más sencillo para las rodillas. Todo lo que tiene que hacer es encontrar una bicicleta cómoda y del tamaño adecuado y partir hacia un buen nivel de colesterol.

Natación

Si caminar, correr y andar en bicicleta está siendo demasiado para su cuerpo, la natación puede resolver sus problemas de colesterol con la misma eficacia.

Cuando das unas brazadas en la piscina, estás ejercitando todo tu cuerpo y lo estás haciendo de una manera que puede resultar terapéutica. La natación es excelente para su salud general del corazón y parte de eso es ayudar a reducir el colesterol.

Yoga

La mejor noticia para alguien que no está tan interesado en cardio es que el yoga también es bueno. Sin embargo, para obtener beneficios cardiovasculares, debe aumentar su frecuencia cardíaca. El yoga también es ideal para:

  • Mejorar flexibilidad.
  • Trabajar sus músculos físicos y mentales, además de mejorar el sueño, lo que lleva a mejoras en otros hábitos de la vida diaria. 
  La OMS cambia de nombre al coronavirus

“La lentitud del yoga puede ser mucho menos intimidante en comparación con otros ejercicios, especialmente si antes no hacía ejercicio regularmente”, dice la Dra. Cho.

Cómo empezar un plan de ejercicio para bajar el colesterol

“Siempre consulte con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios, especialmente si su colesterol alto lo pone en un riesgo inmediato de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular”, dice la Dra. Cho.

Si experimenta dolor en el pecho, dificultad para respirar, mareos o aturdimiento durante el ejercicio, deténgase inmediatamente. La Dra. Cho agrega más consejos generales para comenzar:

  • Comience despacio. Si es nuevo en un programa de ejercicios, comience con un tiempo corto y aumente lentamente. Bajo y lento, todo el camino. Comience con un ejercicio de 15 minutos, luego aumente hasta por lo menos 30 minutos de ejercicio cada día. “El objetivo óptimo es lograr aproximadamente 200 minutos por semana de ejercicio”, dice la Dra. Cho.
  • Mantente hidratado. Beba agua cuando tenga sed y recuerde que en condiciones de calor o humedad es posible que necesite beber aún más agua para mantenerse hidratado.
  • Mantente cómodo. Use tenis o zapatos planos con cordones que tengan buen soporte.
  • Mantén regularidad. Haga que el ejercicio sea una parte regular de su estilo de vida saludable y trate de hacer ejercicio a la misma hora todos los días para que se convierta en un hábito.
  • Mantenerse motivado. Pida a familiares y amigos que lo acompañen para ayudarlo a mantenerse motivado y saludable. Esto también puede ayudarlos a comenzar o continuar su propio viaje hacia un estilo de vida saludable.
  Nuevo efecto de la Covid-19 podría producir hiperglucemia en pacientes sin diabetes

“Lo mejor del ejercicio es que no siempre tiene que ser igual”, dice la Dra. Cho. Cámbielo, manténgalo emocionante y sepa que con el tiempo su arduo trabajo dará sus frutos en forma de un colesterol más bajo.