Estudio sugiere relación entre aceite de oliva y menor riesgo de muerte temprana

Notipress

Científicos de la Escuela de Salud Pública Chan de Harvard informaron que las personas que consumen altas cantidades de aceite de oliva pueden reducir el riesgo de muerte prematura. Ello incluye las enfermedades no transmisibles, por ejemplo, cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas e incluso algunos tipos de cáncer.

Asimismo, los científicos también encontraron que las personas con un mayor consumo de aceite de oliva en lugar de grasa animal tenían un menor riesgo de mortalidad total y específica. De acuerdo con la institución, este es el primer estudio observacional a largo plazo sobre el consumo de aceite de oliva y la mortalidad temprana en Estados Unidos.

La mayoría de las investigaciones anteriores sobre el aceite de oliva y la salud se han centrado en poblaciones de Europa y parte del Mediterráneo, donde el consumo de este producto graso es mayor. Marta Guasch-Ferré, científica investigadora de nutrición en la Escuela Chan de Harvard expresó: “Nuestros hallazgos confirman que el consumo de aceite de oliva puede prevenir enfermedades crónicas muerte prematura“.

Para Marta Guasch-Ferré y el grupo de científicos, el aceite de oliva se ha relacionado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, su asociación con la muerte prematura todavía no estaba confirmada por ningún grupo de especialistas en la salud. Según los investigadores, utilizaron datos de salud recopilados entre 1990 y 2018 de 60 mil 582 mujeres enfermeras y 31 mil 801 hombres profesionales de la salud. Todos los participantes estaban libres de enfermedades cardiovasculares o cáncer al comienzo del estudio y complementaron cuestionarios dietéticos cada cuatro años, durante el periodo de estudio, 36 mil 856 personas murieron.

  La gran masa de agua caliente frente a la costa de Nueva Zelanda que desconcierta a los científicos

A los participantes se les preguntó con frecuencia si utilizaban aceite de oliva en aderezos para ensaladas o si lo utilizaban para hornear, freír o agregarlos a otro tipo de alimentos. De acuerdo con los resultados, las personas con una ingesta superior a los 7 gramos por día de aceite de oliva tuvieron un riesgo 19% menor de mortalidad total. Encima, presentaron un riesgo 17 por ciento menor de mortalidad por cáncer, 29% menor de mortalidad neurodegenerativa y un 18% menos de probabilidades de morir por alguna afección respiratoria.

Guasch-Ferré expresó que los médicos deben aconsejar a sus pacientes reemplazar ciertas grasas, por ejemplo, mantequilla o margarina e incentivarlos a utilizar más aceite de oliva para mejorar su salud. “Nuestro estudio ayuda a hacer recomendaciones específicas las cuales serán fáciles de entender para los pacientes, y con suerte, implementar el aceite de oliva en sus dietas“, apuntó.

Los estudios científicos aportan cada vez más pruebas de las propiedades beneficiosas del aceite de oliva para incrementar la salud en las personas. De esta manera, los especialistas siguen descubriendo más propiedades del aceite obtenido del fruto del olivo que se inició su cultivo en Egipto hace 2 mil años.