Traslado de familias al Proyecto Habitacional El Espino, en Antiguo Cuscatlán

El Gobierno del Presidente Nayib Bukele continúa apoyando a más familias con el traslado hacia sus nuevos hogares en el Proyecto Habitacional El Espino, en Antiguo Cuscatlán.

Las personas beneficiadas pasaron desde 2015 en una lucha sin respuesta de la administración gubernamental anterior para encontrar una solución que les permitiera establecerse. En 2018, por una orden de desalojo, tuvieron que buscar un sitio donde quedarse y encontraron espacio en los alrededores de un ministerio.

El Ministerio de Vivienda, con la participación de los miembros de la comunidad y el apoyo de tres cooperantes y privados de libertad en fase de confianza de la Dirección General de Centros Penales, edificó un proyecto habitacional que proporciona las condiciones dignas para las familias.

De acuerdo a la titular de esta cartera de Estado, Michelle Sol, son siete los grupos familiares que serán trasladados al módulo “D”; tres de ellos lo hicieron este día, con apoyo de cuadrillas de la institución.

“Ahora, se concluirá el traslado de tres familias, quienes esta noche podrán dormir en su nuevo apartamento, lo que será el inicio de su nueva vida, dejando atrás momentos de miedo, angustia e incertidumbre”, comunicó Sol.

La funcionaria añadió que de las 63 familias (beneficiadas) quedarían pendientes seis, “que las trasladaremos en las próximas semanas. Esta es la recta final”. Los apartamentos para estas personas en el complejo habitacional integral continúan en construcción y se finalizarán este mes.

El proceso de traslado, así como el establecimiento en su nuevo hogar ha sido ampliamente discutido con sus habitantes. El aporte económico de estas personas asciende a $200 de prima y una cuota mensual de $60 por 12 años, dinero que cubre solo los materiales de construcción.

  Gobierno desarrolla una nueva jornada de distribución de paquetes alimentarios

Las viviendas en el proyecto de El Espino fueron construidas desde cero con características sobresalientes, en el que las personas emplearon 650 horas de trabajo, y cuentan con agua potable y luz eléctrica, así como desagüe de aguas lluvias y sistema de aguas negras.