La 25 Convención del clima y sus grandes desafíos

A 25 años llegan las negociaciones globales para poner fin al deterioro ambiental, con resultados a medias para sostener la vida en el planeta, aunque con una visión clara de lo que está por llegar.

El 2015 fue un año de grandes avances, al poner sobre la mesa de negociaciones el Acuerdo de París, cuya finalidad es mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de los dos grados centígrados, y lo más cerca posible de los 1,5.

De esta manera es inminente aumentar la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático. Lo corrobora el artículo II del acuerdo, que incluye además promover la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), de un modo que no comprometa la producción de alimentos.

En la más reciente reunión global del clima, efectuada en septiembre último en Naciones Unidas, se dio a conocer que el período 2015-2019 será el quinquenio más caliente jamás registrado y que las tasas de crecimiento de dióxido de carbono son casi 20 por ciento más elevadas que las correspondientes a los cinco años previos.

Los niveles de GEI presentan cifras récord, lo que afianzará la tendencia de calentamiento durante las próximas décadas. Esto no es un ejercicio teórico o un problema futuro. Las consecuencias del cambio climático ya están entre nosotros, explicaba Patricia Espinosa Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), en una reunión con los organizadores.