La princesa Leonor de Borbón sorprendió a todos en su discurso políglota

La heredera  habló cuatro idiomas en su discurso en Barcelona

En lo que fue su primera aparición en zona catalana, y por ende, en Barcelona, la princesa demostró su fluidez en árabe, inglés, catalán y castellano. En un discurso que fue predominantemente en catalán, Leonor de Borbón demostró su conocimiento del idioma gracias a la acentuación y entonación perfecta, según el diario El País.

Además, dio la bienvenida a los asistentes en inglés con rasgos de acento británico, y también se dirigió a una de las ganadoras, María Jammal, en árabe, haciendo referencia a sus raíces.

Sin embargo, su estatus como políglota no es algo nuevo, sino que ha llegado con práctica, dedicación y el tiempo. Según las fuentes del palacio de La Zarzuela, la heredera al trono español no sólo puede leer en catalán, sino que también se desarrolla de tal manera, que podría sostener una conversación.

Desde que la princesa era pequeña, los reyes de España querían que tanto ella como su hermana menor, la infanta Sofía, se familiarizaran con las lenguas que existen alrededor del país europeo. El catalán lo comenzaron a aprender gracias a los cuentos que leían, aunado a esto, la princesa tiene una facilidad para aprender idiomas.

La princesa incluso hizo referencia a esta situación en su visita a Barcelona.

“Desde pequeñas, a mi hermana, la infanta Sofía y a mi nuestros padres nos han hablado de Gerona y Cataluña, siempre con verdadero afecto. Gracias a ellos sabemos muchas cosas de la historia y cultura catalanas”, comenzó la princesa en el idioma de la región.

“Como princesa de Gerona, quiero honrar la fundación como se merece, y llevar su nombre con orgullo por toda Cataluña, por el resto de España y por todo el mundo. Con tal de que el mundo sepa que ocuparse de los jóvenes, de su formación y de que tengan más oportunidades es contribuir a tener un mejor futuro para todos. Gracias a los que nos dieron apoyo en su creación, gracias a todos los patrones, gracias a todos los que han dedicado y dedican tanto tiempo y esfuerzo en hacer que la Fundación Princesa de Gerona crezca cada día. Gracias por su compromiso por los jóvenes, y con la tierra, Cataluña, que siempre ocupará un lugar especial en mi corazón”, dijo antes de finalizar.

“Muchas felicidades por esta primera década. Feliz cumpleaños, muchas gracias”, terminó la española, no sin antes buscar la aprobación de su padre para retirarse del micrófono.

Una de las ventajas para la hija mayor del rey Felipe VI, es que durante su infancia tuvo una niñera británica, y además, es el idioma en el que se comunica con su abuela y el resto de la familia. También, gracias a su educación en el colegio de Nuestra Señora de los Rosales, es una de las materias que ambas adolescentes llevan; durante dos veranos estuvo en campamentos en Estados Unidos.

Ambas hijas también han llevado clases de árabe y chino, que también se imparten en el colegio al que asisten. El rey también ha dejado claro que su hija mayor tiene un manejo fluido del francés.

Su madre, doña Letizia, insta a su hija para poder hablar con propiedad en público, puesto que durante años le ha enseñado dicción, un área en el que ha tenido experiencia debido a los años que trabajó como periodista de televisión. Asimismo, ha aprendido cómo respirar, hacer pausas, enfatizar algunas frases y mirar a las personas de las que habla en sus discursos.

Con ambos discursos ambas hijas han dejado claro que también saben acerca de los protocolos que deben seguir como las descendientes de un rey, pues la mayor de las hermanas sabe el papel que desempeña y comprende el trabajo de sus padres.

“Se está preparando, efectivamente, con enorme afán, con enorme responsabilidad, con unos padres que le transmiten cariño, exigencia y sentido de la responsabilidad para ese futuro que va a ser para las dos, que va a ser de servicio permanente a España”, dijo el actual rey de España durante un discurso inaugural en el XXII Congreso Nacional de la Empresa Familiar en Murcia.

Pero esto no significa que dentro de sus vidas personales sus padres marquen las diferencias, pues al contrario, ambas reciben la misma educación durante “la primera etapa de sus vidas”.

La princesa ha ido adoptando responsabilidades conforme ha pasado el tiempo, pues el 31 de octubre cumplió 14 años. Ella se convirtió en heredera a la corona española desde el 19 de junio de 2015, cuando su padre ascendió al trono y ella estaba por cumplir 10 años de edad.