Hallan una alternativa para bajar de peso

Los regímenes de ayuno intermitente podrían ser una alternativa para bajar de peso y, con ello, disminuir el riesgo de enfermedades metabólicas, afirmó la académica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Estamos viviendo una epidemia de obesidad, por lo que se están tratando de tener varias estrategias para la reducción de peso. Ésta podría ser una de ellas siempre y cuando se lleven de forma controlada”, señaló en entrevista.

Explicó que en estos regímenes se restringe de manera severa la ingesta energética sea por días consecutivos o alternados; en el primer caso hay una restricción calórica durante dos días seguidos, mientras que en el alternado se consume un ayuno modificado de 500 y 600 kilocalorías al día. En ambos casos, posteriormente se mantiene una dieta libre de preferencia basada en proteínas.

“Hay diferentes formas de realizar estos ayunos intermitentes. Lo importante es que no sea un ayuno en días continuados porque no comer nada sería de mucho riesgo, lo ideal es que sean ayunos modificados”, dijo la especialista en nutrición.

Agregó que de no contar con la atención de un nutriólogo, las personas bajo este régimen alimenticio pueden presentar dolores de cabeza, mareos, desmayos, debilidad y cólicos por hambre, mientras que a largo plazo puede haber deficiencia de vitaminas y minerales, así como desnutrición.

A estos riesgos también se suma la poca adherencia a la dieta debido a que la persona no soportaría estar sin comer, lo que ocasiona que los beneficios, como disminución de peso y menor riesgo de enfermedades metabólicas, no sean aprovechados.

La académica del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina señaló que las personas con diabetes u obesidad que tengan alguna enfermedad asociada deben evitar los ayunos intermitentes, los cuales tampoco se recomiendan para adolescentes y niños, debido a que puede incrementar el riesgo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria.