Presidente de Perú ordena clausurar el Congreso y convocar elecciones legislativas

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, dispuso cerrar el Congreso y convocar elecciones parlamentarias en medio de una crisis con el Poder Legislativo por el nombramiento de jueces del Tribunal Constitucional.

 

“En concordancia con la Constitución Política de Perú, he decidido disolver constitucionalmente el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la República; este es un acto constitucional previsto en el artículo 134 de la Constitución”, dijo Vizcarra en un mensaje televisado en cadena nacional.

 

El Congreso, que debía tratar una cuestión de confianza planteada por el Poder Ejecutivo mediante la aprobación de un nuevo mecanismo para seleccionar a los miembros del Tribunal Constitucional, decidió desafiar al presidente ignorando el proyecto y procediendo a seleccionar a uno de los miembros de esa corte en forma directa.

 

 

Vizcarra consideró entonces “denegado de manera fáctica” el apoyo del parlamento al proyecto de ley del Ejecutivo que planteaba la modificación del método para elegir a los magistrados del Tribunal Constitucional, bajo la invocación del mecanismo de la cuestión de confianza.

 

El mandatario optó entonces por la decisión de la clausura que, según la Constitución, es una potestad presidencial cuando el Legislativo niega dos veces en un mismo mandato la confianza solicitada por el Ejecutivo.

 

En este Gobierno, el Congreso ya había negado la confianza al Ejecutivo en 2017, por lo que hacerlo en esta segunda vez, al no apoyar el mencionado proyecto de ley, facultó a Vizcarra a cerrarlo.

 

El Congreso de Perú inicia la votación del Tribunal Constitucional contra la advertencia de cierre

 

Vizcarra había advertido que si el Congreso procedía a elegir a los miembros del TC, sin considerar previamente su proyecto de ley, procedería a la clausura.

 

En respuesta, el Congreso estudiaba una moción para declarar la incapacidad de Vizcarra y dar lugar a su vacancia (destitución).

 

El Poder Legislativo está dominado por la bancada opositora mayoritaria Fuerza Popular (derecha), cuya líder Keiko Fujimori se encuentra en prisión preventiva mientras se la enjuicia por corrupción.