Sustituir la carne roja por la de pollo y pavo para evitar daños a la salud sería una mala idea

Numerosos estudios científicos revelan una conexión entre el consumo de carne roja y la procesada con el riesgo de cáncer de colon. Por lo tanto, cada vez más gente opta por la carne de aves, como pollo y pavo. Sin embargo, también puede ser peligrosa para la salud y provocar varios tipos de cáncer, advierten investigadores británicos.

 

El consumo de pollo y otras aves puede aumentar el riesgo del desarrollo de cáncer de próstata, linfoma no hodgkiniano y melanoma, según el reciente estudio de los oncólogos de la Universidad de Oxford, publicado en la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

 

Los investigadores se propusieron examinar las asociaciones entre el consumo de las carnes rojas, las procesadas, las aves de corral y la incidencia de 20 cánceres comunes.

 

 

El estudio analizó los datos de más de 475.000 participantes, hombres y mujeres de entre 37 y 73 años. A más de 23.000 personas les diagnosticaron cáncer.

 

Se confirmó que el consumo de 50 gramos diarios de carnes rojas y tan solo 20 gramos en caso de las procesadas está asociado con el desarrollo de cáncer de colon. Además, las carnes rojas pueden provocar cáncer de próstata y de mama, según el estudio.

 

Mientras tanto, el consumo de 30 gramos de aves de corral al día está asociado, según los científicos, con el desarrollo de melanoma, cáncer de próstata y linfoma no hodgkiniano.

 

Sin embargo, los científicos señalan que el posible peligro de la carne de pollo y otras aves todavía necesita más investigación para ser confirmado.