Putin y Macron, París y Moscú tienen un vínculo estratégico

El presidente francés Emmanuel Macron recibió  a su homólogo ruso Vladimir Putin en su residencia de vacaciones, a pocos días de un G7 del cual Rusia ha sido suspendida. ¿Es una señal de que las relaciones entre París y Moscú se están reforzando?

 

Emmanuel Macron y Vladimir Putin transmitieron un mensaje claro: París y Moscú tienen un vínculo especial.  Los dos mandatarios se reunieron en Brégançon, la residencia de verano del presidente francés, en un marco más íntimo, a pocos días de la cumbre del G7 en Biarritz. Putin no participa a la reunión desde que fue excluido del club internacional en 2014 por su decisión de anexar la península ucraniana de Crimea.

 

Con esta visita, el presidente francés le recordó al mundo que hay expedientes que no se pueden resolver sin incluir a Rusia como interlocutor. Emmanuel Macron había calificado los diálogos con Moscú como “indispensables” para “encontrar un terreno común” con una potencia que ha jugado papeles estelares en varios conflictos internacionales, a pesar de desaprobar la situación de los derechos humanos y la posición inflexible del gobierno ruso ante la oposición interna y las manifestaciones.

 

Posible cooperación Rusia-UE sobre el acuerdo iraní

 

Francia necesita sobre todo a Rusia para salvaguardar el acuerdo nuclear firmado en 2015 con Irán, que se ha ido resquebrajando desde la salida de Estados Unidos del pacto. “Rusia sigue siendo el país con la mayor influencia diplomática en Teherán. Es un intermediario con los países occidentales”, explica Anastasia Schapochkina, profesora del Instituto de ciencias políticas de París y especialista de las relaciones entre Europa y Rusia.

 

Macron busca convencer a Putin de disuadir al régimen iraní de romper su parte del trato. Mantener vivo el acuerdo forma parte de los intereses comunes entre lo dos polos de Europa, como lo explica a RFI Francesc Serra, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Autónoma de Barcelona. “La Unión Europea siempre ha tendido a ser mucho más comprensiva hacia Irán que Estados Unidos y aquí sí que convergen las posiciones de Bruselas y de Moscú para una cooperación”, dice el experto.

 

El mandatario francés, si bien se sitúa en oposición a los líderes nacionalistas emergentes en Europa, como lo son Matteo Salvini o Boris Johnson, aparece hoy como un interlocutor privilegiado para el presidente ruso. “Los nacionalistas europeos están divididos en cuanto a las relaciones que deben establecer con Moscú y dada la situación pre-Brexit del Reino Unido, Francia ha adquirido un nuevo protagonismo diplomático y ejercerá casi en exclusiva este liderazgo europeo”, resalta Serra. Esto desde que la canciller alemana Angela Merkel sufre de un debilitamiento político en su país.

 

Cabe recordar también que Francia apoyó a Rusia en junio pasado cuando se planteó su retorno al Consejo de Europa después de 5 años de exclusión de esa organización encargada de defender valores de derechos humanos y democracia en el continente.