La ONU advierte sobre el cambio climático

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha lanzado un mensaje claro y definitivo: tenemos 11 años para limitar la catástrofe del cambio climático. Pero, ¿deberíamos estar preocupados? Para saberlo necesitamos entender el porqué de los 11 años de plazo para que las consecuencias del cambio climático sean irreversibles.

 

Lo primero es tener claro que el planeta ha sufrido cambios en el clima a lo largo de su historia, lo que se ve nítidamente en el registro geológico. Sin embargo, a partir de la Revolución Industrial basada en el consumo de energías fósiles y de las emisiones de gases que llamamos de efecto invernadero (GEI), este proceso está inducido por el hombre más que por fenómenos naturales. El efecto que producen los GEI es el mismo que permite que dentro de un invernadero se acumule radiación infrarroja y se caliente su interior.

 

La principal consecuencia, que ya predijo el químico sueco Svante Arrhenius (1859-1927) a principios del siglo XX, es que las temperaturas están aumentando en todo el planeta, convertido en un gigantesco invernadero. Si ha habido siempre cambio climático en la Tierra, ¿cuál es el problema? En este caso, el problema es la rápida velocidad y la magnitud del cambio climático.

 

Cambio climático vs. Calentamiento global

 

Otra cuestión que debemos entender es que tenemos la tendencia a usar como sinónimos los términos de calentamiento global y cambio climático. El calentamiento global se refiere al aumento de las temperaturas globales debido principalmente al aumento de las concentraciones de GEI en la atmósfera. Sin embargo, el cambio climático se refiere a los cambios en los fenómenos meteorológicos que definen el clima durante un largo período. Por tanto, uno es origen y otro, consecuencia.

 

Los efectos que apreciamos son sequías cada vez más largas y extremas en todo el mundo, tormentas tropicales más severas debido a las temperaturas más cálidas del agua del océano, disminución de la presencia de nieve en las cordilleras y desaparición de glaciares y del hielo y la nieve en zonas polares.

 

Si cambia el clima, cambia nuestro medio ambiente y nuestra economía, nuestra manera de vivir. Y con este cambio, todos los organismos vivos deben adaptarse a unas nuevas condiciones o están destinados a desaparecer. La comunidad científica ha observado cambios en los sistemas físicos y biológicos que no ofrecen lugar a dudas sobre este proceso.

 

¿Cuánto nos queda?

 

En un informe publicado el año pasado, prestigiosos científicos de todo el mundo, englobados en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), advirtieron que solo restaban una docena de años (y ya casi ha transcurrido uno) para que el calentamiento global no pueda ser mitigado, es decir, para que el incremento de temperatura de la Tierra respecto de los niveles preindustriales alcance un máximo de 1,5℃. Por encima de este valor, incluso aumentando solamente medio grado más la temperatura, hasta 2℃, la situación empeorará significativamente, multiplicándose las sequías, inundaciones y olas de calor extremo. Con ello, aumentando el riesgo de pobreza para cientos de millones de personas.