EQUIPO ITALIANO SE PRESENTÓ CON SIETE JUGADORES Y PERDIÓ 20-0

La anunciada humillación del Pro Piacenza, que cayó 20-0 el domingo contra el Cuneo en la Serie C (Tercera División) tras jugar con siete hombres contra once a causa de su crisis económica, desnudó, una vez más, el lado oscuro de las categorías inferiores del fútbol italiano y la necesidad de nuevas normas que tutelen a los futbolistas.

 

Tras rozar la quiebra y no presentarse en los últimos tres partidos oficiales, el Pro Piacenza saltó al campo del estadio Paschiero de Cuneo (norte) con seis juveniles más un masajista el domingo, una decisión al límite de las reglas, tomada para evitar su descalificación del torneo por parte de la Federación de Fútbol italiana (FIGC).

 

Sin sueldo desde agosto, imposibilitados a pagar los alquileres de sus casas y sin perspectivas futuras, muchos jugadores del Pro Piacenza se desvincularon del club norteño el pasado enero, en busca de nuevos equipos y de un trabajo regularmente compensado.