EL SALVADOR TIENE CAMPEONES EN BARISMO

La gran final y premiación del 12° Campeonato Salvadoreño de Barismo y 3er Campeonato de Métodos se llevó a cabo con la participación  6 finalistas de cada competencia, provenientes de todo el país.

 

 

Los participantes fueron sometidos a una evaluación donde fueron evaluados por jueces nacionales e internacionales, 12 para el Campeonato de Barismo y 15 para la Competencia de Métodos, quienes evaluaron bajo protocolo internacionales de WBC (World Barista Championship) el sabor y calidad de la bebida, la presentación del barista, limpieza y orden además de la creatividad.

 

En el campeonato de barismo los competidores realizaron rutinas que comprendían la preparación de distintos tipos de café, entre ellos, espresso, capuchino y una bebida especial creación propia de cada competidor, en un tiempo de 15 minutos por cada participante.

 

Para la competencia de métodos la rutina fue de 10 minutos en el cual cada especialista tuvo que preparar tres métodos diferentes.

 

Los tres primeros lugares para el Campeonato de Métodos fueron para:

 

Primer lugar: Miguel Candel

Segundo lugar: Alejandro Méndez

Tercer lugar: Víctor Escobar

Y los tres primeros lugares para el Campeonato de Barismo fueron para:

 

Primer lugar: Jonathan Mendoza (mejor espresso y mejor capuchino)

Segundo lugar: Mario Salinas (bebida de especialidad)

Tercer lugar: Javier Flores

“El barismo contribuye a la promoción interna del café, el pueblo salvadoreño tiene que saber que dispone de los mejores cafés del mundo”, dijo el Viceministro de Turismo, Roberto Viera.

 

El objetivo de la competencia es promocionar el producto salvadoreño y reafirmar el prestigio de la marca “Café de El Salvador” destacando el talento de los baristas a escala nacional e internacional.

 

PLANTAS DE CAFÉ SE AGOTAN EN EL MUNDO

 

El 60 % de las especies de café silvestre del mundo están en peligro de extinción a causa del cambio climático, la deforestación y el aumento de los hongos patógenos y las plagas, según reveló una investigación del Real Jardín Botánico de Kew de Londres.

 

Una de las variedades que se verá más afectada como consecuencia del calentamiento global será el café Arábica, el más comercializado del mundo, que ya ha ingresado como una especie en riesgo de desaparecer en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

 

Los resultados basados en más de dos décadas de investigación muestran la preocupación existente a nivel mundial en el sector y demuestran que las medidas de conservación de las especies de café silvestre actuales son inadecuadas para garantizar su futuro a largo plazo.

 

El estudio publicado en las revistas de investigación “Science Advances” y “Global Change Biology” pone de manifiesto la necesidad de comprender el riesgo de extinción de esta especie para implementar políticas apropiadas y eficaces como la migración asistida, la conservación o la regeneración de los bosques.

 

Estas acciones, según defienden los científicos, tendrían beneficios a largo plazo para el cultivo en los países productores de esta bebida, como Etiopía, el lugar de nacimiento natural del café Arábica y el mayor exportador de café de África.

 

El jefe de investigación de Kew y el autor principal del artículo, Aaron Davis, espera que los hallazgos de la investigación contribuyan a “asegurar el futuro de la producción de café en el mundo, no solo por los amantes de esta bebida, sino también por las comunidades agrícolas de algunos países que dependen de este sector como una fuente de ingresos”.

 

Por su parte, el investigador del Departamento de Conservación de Kew, Eimear Nic Lughadha, también señaló la importancia de “garantizar la sostenibilidad del sector de la producción de café”, pues algunas de las especies en las que se ha basado el estudio “no se han visto en la naturaleza desde hace más de 100 años”.

 

Dada la gran cantidad de amenazas emergentes, los investigadores de Kew subrayaron la probabilidad de que se requieran otras especies de café diferentes a la Arábica y la Robusta, las dos variedades en las que se basa el comercio mundial.

 

No obstante, Davis recalcó que, entre las especies en peligro de desaparecer, “se encuentran aquellas que tienen potencial para engendrar y desarrollar los cafés del futuro y aquellas capaces de resistir enfermedades y de soportar el empeoramiento de las condiciones climáticas”.

 

Gran parte del trabajo realizado para este estudio se desarrolló donde crecen las plantas de café silvestre, principalmente en los bosques remotos de África y en la isla de Madagascar.

 

En 2012, los investigadores de Kew y los colaboradores locales ya determinaron cómo el cambio climático podría afectar a la especie Arábica en Etiopía tras estimar que los lugares de cultivo de esta variedad de café podrían disminuir en un 85 % para 2080.

 

Más tarde, en 2017, el grupo de científicos de Kew en Etopía concluyó que más de la mitad de los campos de cultivo del país africano podrían ser inadecuados para producir café a finales de este siglo.