El Salvador preparado ante desastres

Políticas  medioambientales con resultados positivos: los ecosistemas están en recuperación y las vulnerabilidades ante el cambio climático se han reducido.

 

 

Las políticas y programas implementados por el gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén han permitido la recuperación de miles de hectáreas de ecosistemas de diversos tipos, la siembra de millones de árboles y mejorar la capacidad del Estado salvadoreño ante desastres derivados de fenómenos naturales.

 

La campaña de reforestación Plantatón, impulsada desde el Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad, permitió sembrar aproximadamente 16.7 millones de árboles frutales, forestales y de café en 390 sitios a nivel nacional.

 

Además, fueron restauradas 151,482.60 hectáreas de manglares, bosques, humedales y agroecosistemas desde 2014 a la fecha, localizadas en áreas naturales protegidas.

 

Las acciones gubernamentales también se han orientado a disminuir las vulnerabilidades en el país ante los efectos del cambio climático: de ser el país más vulnerable en el mundo en 2009, pasamos a ocupar la posición 110 de acuerdo con el índice de riesgo climático de Germanwatch 2018.

 

Por iniciativa gubernamental, El Salvador cuenta ahora con uno de los mejores sistemas de monitoreo y pronóstico medio ambiental de la región, el cual provee información vital para el trabajo que realizan los 124 sistemas de alerta temprana que abarcan igual número de municipios del país, los que presentan mayores vulnerabilidades.

 

A esto se suman los trabajos para eliminar 822 puntos vulnerables (de 978 identificados) de 2009 a 2018, beneficiando a más de 4.7 millones de personas en 161 municipios, con una inversión que asciende a $68.63 millones.

 

 

La protección y recuperación de los ríos también ha sido una prioridad para la administración del Presidente Sánchez Cerén. La calidad del agua ha sido mejorada en un 27% en 117 sitios evaluados, comparada con datos de 2013.