Las historias de las campeonas olímpicas en gimnasia, un equipo que refleja la diversidad en EEUU

Con dos afroamericanas y una puertorriqueña en el grupo, cinco gimnastas estadounidenses pusieron en alto, una vez más, el nombre de su país en los Juegos Olímpicos.

‘Las cinco fieras’, así llaman y no en vano al equipo que este martes se llevó, con una presentación impecable, el oro en las finales de gimnasia olímpica en Río 2016 para Estados Unidos. Dos afroamericanas y una puertoriqueña forman parte de este conjunto que representa la pluralidad racial y religiosa del país, que cuenta también con una gimnasta judía.

Esto en términos de diversidad es significativo, pues en el equipo de gimnastas no hubo una afroamericana hasta 1980. Estas son las mujeres del famoso quinteto estadounidense:

No solo es la gimnasta más joven del grupo, con 16 años, sino la primera hispana que en formar parte del equipo olímpico desde 1984. Laurie nació en Nueva Jersey, pero es de ascendencia puertorriqueña.

Su sangre latina está presente en cada una de sus rutinas de piso, pues su sonrisa, bailes y movimientos en la pista ya son características que la definen dentro del equipo y la han hecho merecedora del apodo ‘Baby Shakira’. También la llaman el ’emoticón humano’ por la expresividad de su rostro.

Su nombre era originalmente Lauren Hernández, pero sus compañeras de clase de baile -que comenzó a los 3 años- empezaron a llamarla Laurie y así se quedó. Sus hermanos le decían ‘monkey’ (monito) por andar saltando y haciendo piruetas por todos lados, hasta que ese juego se convirtió en la disciplina a la que dedicaría su vida.

Con 19 años y apenas 1,45 metros (4 pies y 9 pulgadas), esta afroamericana ha sido campeona mundial de gimnasia artística feminil por tres años consecutivos y tiene el récord del mayor número de medallas olímpicas (10) que haya ganado ninguna gimnasta.

Su historia familiar también ha llamado la atención, pues cuando era pequeña tuvo que estar al cuidado de familias temporales por algún tiempo mientras su madre luchaba con la adicción a las drogas y el alcohol. Pero finalmente ella y su hermana fueron adoptadas en 2001 por sus abuelos, Ron (el padre de su mamá) y Nellie Biles, a quienes llama ‘papá’ y ‘mamá’.

A propósito de este detalle, esta semana uno de los presentadores de los Juegos Olímpicos -de la cadena NBC- levantó la polémica al sugerir en un tuit que los padres de Biles no eran sus padres reales. “Podrán ser mamá y papá, pero ellos no son sus padres”, escribió Al Trautwig. Ante la lluvia de críticas, el tuit fue borrado y el comentarista tuvo que ofrecer disculpas.