Congresistas hispanos presentarán nuevo plan para inmigrantes que sustituya al fracasado de Obama

US-CongressLos congresistas del Caucus Hispano del Congreso (CHC) presentarán este año un nuevo proyecto de Ley, que ampare a los cinco millones de indocumentados, que el plan migratorio de Obama intentó salvar, pero se encuentra bloqueado a nivel de la justicia.

La presidenta del CHC, Linda Sánchez, adelantó que “con o sin la ayuda de los republicanos”, el grupo de legisladores hispanos ya está trabajando en un nuevo proyecto que buscan finalizar y presentar antes de terminar el año legislativo en curso. El proyecto será lanzado independientemente de lo que ocurra con la batalla legal en curso que atraviesa el proyecto del presidente Obama.

El plan del primer mandatario, está congelado debido a la decisión de un juez de distrito de Texas que el pasado 16 de febrero detuvo la aplicación de la norma con lo cual está dando tiempo para que unos 26 estados, impongan una demanda, que esperan de por tierra con el amparo para los millones de migrantes aún sin papeles. Obama había dictado una orden relacionada con el programa de Acción Diferida (DACA), protegiendo de la deportación a jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños (conocidos como la generación de los “dreamers”) y cumplen además, otros requisitos adicionales.

De todas formas esperan que el plan de Obama tenga éxito

La presidenta del Caucus Hispano, dijo en Washington que llevarán adelante el nuevo plan, aunque tienen esperanzas que la decisión de Obama finalmente será aprobada, sin embargo las dos normas no serían excluyentes.

La nueva norma sería similar a una ley de octubre de 2013 (conocida como HR15), que en junio de ese año el Congreso con mayoría demócrata aprobó, en una primera fase, pero nunca fue sometida a la votación de la Cámara de Representantes. El proyecto incluía algunas de las exigencias que aún hoy reclaman los republicanos como necesarias para contar con aprobación: más seguridad en las fronteras, la legalización de la población indocumentada; el cumplimiento de las leyes al interior del país, y una modernización del sistema de visas, según publica Prensa Latina.