Estudiantes sobresalientes del sistema público compartieron con el Presidente en Casa Abierta

PRESEl presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, recibieron en la Residencia Presidencial a un grupo de los más sobresalientes estudiantes que participan en diferentes programas que impulsa el Ministerio de Educación, en las áreas de química, física, matemática, robótica, comunicaciones, gestión empresarial, arte y deportes.

Desde el inicio de su mandato el Presidente y su esposa decidieron vivir en su casa familiar y convertir la Residencia Presidencial en un espacio para conversar con diferentes sectores sociales y para la contemplación artística a través de la exposición de las obras de los más destacados artistas plásticos salvadoreños.

Un total de 40 jóvenes que representan el máximo talento y esfuerzo del país en diferentes áreas del conocimiento compartieron el desayuno con la pareja presidencial, quienes fueron acompañados por el secretario de Cultura, Ramón Rivas, el ministro de Educación, Carlos Canjura, la viceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Handal, y la exministra de Salud, María Isabel Rodríguez, también exrectora de la Universidad de El Salvador.

Los participantes son parte de los programas de Robótica Educativa, Jóvenes Talento (quienes el año pasado ganaron 33 medallas en las olimpiadas internacionales de Química, Física y Matemática), Academia Sabatina en Ciencia y Tecnologías de la Comunicación y Gestión Empresarial, estudiantes deportistas ganadores de medallas y del programa de arte, en las ramas de danza, pintura, música y teatro.

En Casa Abierta también participó Lindsay Guillen, Embajadora de la Alfabetización, y quien desde los 8 años, cuando cursaba segundo grado, enseña a leer y a escribir en el municipio de Sonzacate.

Las labores de alfabetización “me han dado la oportunidad de encender luces donde había oscuridad”, dijo Lindsay al dirigirse el Presidente e invitar a los estudiantes salvadoreños a ser voluntarios y enseñar a leer y a escribir a quienes no saben.

A Lindsay “la convertimos en el símbolo de nuestra Campaña Nacional de Alfabetización y ella inspiró a miles y miles de jóvenes”, dijo el Presidente.

Añadió que “en estos cinco años queremos que el país sea libre de analfabetismo”, porque esta condición social “es la oscuridad de la vida. Queremos abrir las luces a todos los salvadoreños”.

Por su parte el ministro Canjura felicitó al grupo de jóvenes sobresalientes por su esfuerzo: “Sin disciplina no se logra ese alto nivel de excelencia, es el número de horas trabajadas las que hacen la diferencia” en el camino de potenciar sus habilidades innatas, dijo el funcionario.