Piñera asume presidencia en un Chile golpeado por terremoto

El multimillonario de derecha Sebastián Piñera asumirá la presidencia de Chile el en una discreta ceremonia marcada por la reconstrucción tras el devastador terremoto del 27 de febrero y en medio de una venta de sus acciones en la aerolínea LAN.

Piñera, de 60 años de edad y quien pone fin a dos décadas de gobiernos de centroizquierda, se convertirá en el primer mandatario de derecha electo en medio siglo y con la compleja misión de levantar al país tras el potente sismo de magnitud de 8,8 y posteriores tsunamis, a los que han seguido decenas de réplicas.

El empresario sucederá en el mando a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, quien deja el poder con un histórico apoyo de 84 por ciento, según una encuesta difundida.

“Por un lado nos vamos muy tristes por lo que ha pasado en estos últimos días, tanto dolor en tanta gente, y tranquilos porque hemos cumplido lo que hemos comprometido con la gente”, dijo una emocionada Bachelet a periodistas en sus últimas horas en el palacio presidencial.

El terremoto dejó unos 500 muertos identificados hasta el momento y cuantiosos daños materiales en la zona centro-sur del país, un área clave para industrias como la forestal, siderúrgica y vitivinícola.

Piñera es conocido por sus posturas pro empresariales que ya han chocado con la de los sindicatos, aunque analistas dicen que las tareas de reconstrucción tras el terremoto le permitirán, en el corto plazo, conseguir consensos que hasta antes parecían esquivos.

El mandatario deberá mostrar en el terreno político la misma habilidad que hasta ahora le ha permitido triunfar en el mundo de los negocios, ya que tendrá que negociar con un Congreso dividido y donde la saliente coalición de centroizquierda Concertación aún es poderosa.