Familiares de reclusos demandan mejor trato en los centros penitenciaros

Familiares y jóvenes pertenecientes a la mara 18 y MS salieron a las calles de San Salvador para exigir la derogación de los artículos 103 de la Ley Penitenciaria y 92 del Código Penal y acordaron mantener una tregua entre ambos grupos

Decenas de personas con pañuelos en sus rostros se manifestaron pacíficamente y concentrándose sobre la alameda Juan Pablo Segundo en las cercanías de la Asamblea Legislativa para exigir mejores condiciones para los reclusos mareros.
Los manifestantes informaron a los medios de comunicación que exigían a los diputados y al presidente Mauricio Funes que se impulsen verdaderos programas de rehabilitación para sus familiares que están guardando prisión, además que se les mejore sus condiciones de encierro y la de rogación de los artículos 103 de la Ley Penitenciaria y 92 del Código Penal.
Ya que la ley restringe a un reo su libertad ambulatoria, prohíbe obtener información televisada, supervisión del material escrito que reciben, comunicaciones internas, supervisadas y monitoreadas, no puede tener contacto físico con sus familiares, ni mucho menos visita íntima.
“Aquí hay familiares e hijos que no pueden abrazar a su familiar detenido” dijo a periodistas el ex pandillero Luis Romero, que dirige el organismo no gubernamental Homies Unidos, que ayuda a la rehabilitación y reinserción de pandilleros de La 18.

Romero aseguró que desde hace dos años las dos pandillas rivales se han estado juntando y esta es la cuarta marcha que se hace desde que acordaron un cese a las accione s delincuenciales y por ello ahora exigen la derogación del artículo. Las dos pandillas se han juntado para demostrar que si pueden trabajar juntos, apuntó.
“Estamos esperando que den una respuesta para la derogación de este artículo y sino vamos a seguir haciendo activismo pacífico hasta que se nos escuche”, agregó Romero.
El ex pandillero rechazó que todos los actos de violencia registrados en este país sean dirigidos por pandilleros. “Hay gente de otra índole que no son de pandillas que también andan creando acciones ilícitas”. Aseguro
A estos grupos los esperaba un fuerte dispositivo de Agentes de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) que vigilaban el sector. Un helicóptero de la Policía sobrevolaba la zona.

Uno de los grupos se congregó en las cercanías del Reloj de Flores y marchó sobre la Alameda Juan Pablo II. La segunda marcha salió desde el parque Cuscatlán.