Empresarios nicaragüenses critican falta de flexibilidad de la UE

Los empresarios nicaragüenses criticaron la falta de flexibilidad que muestra la Unión Europea (UE) en la negociación del acuerdo de asociación con los países centroamericanos.

“Centroamérica defendió sus posiciones con mucha fortaleza, pero la Unión Europea no quiso ceder en nada y al final el cierre del pilar comercial se prolongó para la última ronda”, señaló a periodistas el miembro del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (Cosep), Mario Amador.

Se espera que los europeos abran ese mercado a los centroamericanos, dijo Amador, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), al comentar la última ronda de negociaciones entre ambos bloques que se celebró la semana pasada en Bruselas.

Por su lado, el presidente de la Asociación Nicaragüense de Arroceros (Anar), Fernando Mansell, en declaraciones a la prensa local pidió al empresariado centroamericano no aceptar ese acuerdo con la UE en “las condiciones actuales”.

“Aquí hay mucha letra escondida porque dicen que es un acuerdo comercial, pero Europa pone trabas a los productos agrícolas, que es el desarrollo de la región. Debemos reflexionar los negociadores de nuestros países en si conviene seguir esa negociación”, dijo Mansell.

Otro miembro del empresariado nicaragüense, Henry Thompson, dijo que continuarán “peleando” en esas negociaciones, en especial en el tema de las normas de origen del café, el principal producto de exportación de este país.

“Significa que si se va a permitir café tostado y molido, sea cien por ciento centroamericano, pero ellos (UE) plantean 90/10, y nosotros decimos que es inconcebible, porque si aceptamos sería un gran riesgo que sería perjudicial para la región”, especificó.