Ante la impunidad que se vive en Guatemala se debate la elección de un fiscal.

Falta poco para que Guatemala elija al nuevo Fiscal General de la Nación, quien tendrá la responsabilidad de lograr que la justicia se imparta sin presiones ni favoritismos políticos o sectoriales, para terminar con la impunidad que genera violencia e intranquilidad ciudadana.

La elección de Fiscal General de Guatemala, o Jefe del Ministerio Público, reviste vital importancia, porque se busca con este proceso, elegir a la persona que sea proba, idónea, con la formación y calificaciones adecuadas, para que lleve a cabo su función en la administración de justicia.

El fiscal deberá además garantizar el respeto a los derechos humanos y el estado de derecho de una manera imparcial y objetiva, ya que a partir de una acusación, tiene a su cargo la investigación, persecución y sentencia de los delitos que se cometen en el país.

Según la licenciada Raquel Zelaya, Directora de la entidad Foro Guatemala, la elección debe estar basada en factores como honorabilidad e independencia.

“A mi criterio personal, el perfil tiene dos características fundamentales: la reconocida honorabilidad. Y lo otro es que sea independiente. Y todo eso creo yo que va dando un proceso más transparente, abierto, mas acompañado. Entonces ahí tiene él que responder con hechos, pero el fiscal tiene que ser un referente muy fuerte, sobretodo en la lucha contra la impunidad en todas sus manifestaciones”, señaló Zelaya.

De acuerdo a lo que estipula la ley, el perfil del próximo Fiscal General debe reunir los siguientes requisitos: experiencia en investigación y docencia, persecución penal, experiencia en el Ministerio Público, su desempeño profesional, y conocimiento en el tema de derechos humanos.

Al Ministerio Público le ingresan alrededor de 350,00 denuncias cada año.