Zuloaga se defiende de las acusaciones y dice que no quiere ver muerto a Chávez

El presidente del canal venezolano Globovisión, Guillermo Zuloaga, no desea ver muerto al jefe del Estado venezolano, Hugo Chávez, sino que rinda cuentas al país por su “mala gestión”, según dijo al responder a las acusaciones del mandatario de estar conspirando contra él.

“Presidente, yo no lo quiero muerto. Yo quiero que tenga mucha salud para verlo cuando tenga que rendir cuentas a los venezolanos (…) por su mala gestión”, indicó Zuloaga, prófugo de la justicia en su país, en una declaración que leyó anoche en Globovisión y que hoy publican diversos diarios venezolanos.

En su comunicado, Zuloaga afirmó que la “obsesión” de Chávez “no debería ser Globovisión sino cómo mejorar su gestión de gobierno” y consideró que “cualquier acción legal que se intente” contra el canal “será un atropello para la empresa y sus trabajadores”, ya que, subrayó, la cadena tiene “sus permisos perfectamente en orden”.

El pasado sábado Chávez dijo que tenía información de que sectores de la oposición habían recaudado cien millones de dólares para pagarle a quien consiga matarlo y agregó que Zuloaga era uno de los que está “conspirando” y participando en la creación de ese fondo.

Esta alusión al magnicidio estuvo vinculada a la presencia del presidente de Globovisión, canal muy crítico con el Gobierno venezolano, en un acto con legisladores republicanos en el Congreso de Estados Unidos la semana pasada.

Chávez pidió al vicepresidente del gobierno, Elías Jaua, a la Fiscalía General y al Tribunal Supremo de Justicia “que hagan algo” al respecto.

“Es una cosa muy extraña que el dueño de ese canal, que es un delincuente y anda huyendo, se presente en el congreso de Estados Unidos a decir lo que le da la gana contra su país, su gobierno y su presidente”, señaló Chávez, según el cual el encuentro en el que participó Zuloaga reunió a “la extrema derecha de Estados Unidos”.

Según el presidente venezolano, con sus declaraciones de que en Venezuela hay una “dictadura” y de que él es un “tirano”, Zuloaga “está pidiendo en Washington que el imperio intervenga en el país, lo cual implica un posible delito que se llama traición a la patria”.

Zuloaga, que está reclamado por la justicia venezolana por supuesta “usura” y asociación para delinquir, dijo en su respuesta a Chávez: “Usted sabe muy bien que ahí (en el Capitolio) no había nadie, ni hay nadie planeando golpes de Estado o magnicidios”.

En declaraciones ayer lunes, Chávez insistió nuevamente en la reunión celebrada en Washington y dijo que retumbaron tambores de guerra en este acto.

Tras las elecciones legislativas del 2 de noviembre en EE.UU., en las que los republicanos recuperaron el control de la Cámara baja y aumentaron su representación en el Senado, los “enemigos” de las corrientes progresistas “se sienten engolosinados”, dijo.

Chávez agregó que se iba a celebrar en la Asamblea Nacional venezolana un acto “contra el fascismo” y se preguntó qué dirían en los poderes Ejecutivo y Legislativo de Estados Unidos si se lanzara “una agresión” como la que, afirmó, se lanzó desde Washington contra los gobernantes socialistas de la región.