Vuelve Zelaya, a 105 días del golpe

20090922-0-0-N-Mel
El depuesto presidente Manuel Zelaya, vuelve a la capital de Honduras por primera vez desde el golpe del 8 de junio. Pudo burlar los controles e ingresar de incógnito al país y ahora espera llevar adelante negociaciones en persona. Brasil niega haber tenido que ver con su regreso.

El destituido presidente hondureño, Manuel Zelaya, regresó a su país luego de casi tres meses y se refugió en la Embajada del Brasil, sorprendiendo al gobierno interino, que instauró el toque de queda, según informaron las agencias noticiosas.

En una conferencia de prensa en la sede diplomática, Zelaya declaró que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, viajará a Honduras para propiciar un diálogo con el fin de superar la crisis provocada tras su destitución, el 28 de junio pasado, informó la agencia AFP.

El destituido mandatario afirmó que llegó para quedarse y que “nadie le vuelve a sacar” de Honduras, donde en este tiempo ha amagado ingresar en dos oportunidades anteriores.

Tras las imágenes difundidas por la televisión que confirmaban la presencia de Zelaya en la capital hondureña, el gobierno interino de Roberto Micheletti impuso un toque de queda por 15 horasl.

Versión de Chávez

Las primeras versiones del retorno de Zelaya fueron difundidas por la cadena estatal venezolana Telesur. En un primer momento, el presidente venezolano Hugo Chávez, quien se encontraba ante las cámaras de televisión en un acto de gobierno, dijo recibir una llamada de Zelaya, aunque no se dio a escuchar la voz del mismo, informando que había llegado a Tegucigalpa y se encontraba en la sede da la ONU de esa capital.

Iguales declaraciones las hizo el embajador hondureño, zelayista, en Nicaragua, quien afirmó que el local de la ONU era el lugar donde se encontraba el destituido presidente. Minutos después, sin embargo, la encargada de dicha sede, informó a la prensa de que eso no era cierto.

Efectivamente, un tiempo después, la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, anunciaba a los seguidores zelayistas que su marido se encontraba en la Embajada del Brasil.

Luego, la legación brasileña confirmaba dicha noticia.

Centenas de personas se congregaron primeramente frente a las oficinas de la ONU en Tegucigalpa y luego se dirigieron hasta la sede diplomática brasileña.

“Debe ser juzgado”

Zelaya volvió secretamente a su país tras dos intentos fallidos en julio, mientras arreciaban las presiones de la comunidad internacional para aislar al go bierno de Roberto Micheletti, actual presidente interino de Honduras.

De acuerdo a informaciones de la agencia EFE, Micheletti pidió ayer al Gobierno de Brasil que entregue a la Justicia hondureña al destituido gobernante.

“Hago un llamado al Gobierno de Brasil a que respete la orden judicial dictada contra el señor Zelaya entregándolo a las autoridades competentes de Honduras”, dijo Micheletti en un mensaje que leyó en la Casa Presidencial ante miembros de la empresa privada, sociedad civil, Fuerzas Armadas, Policía y otros sectores.

La forma en que ingresó Zelaya a territorio hondureño sigue siendo una incógnita, pues nadie ha podido dar detalles sobre el particular.