Venezuela quiere reforzar lazos económicos con Irán a pesar de las sanciones

El presidente venezolano Hugo Chávez, principal aliado de Irán en Sudamérica, habló con su homólogo iraní Mahmud Ahmadinejad sobre el fortalecimiento de los lazos económicos entre ambos países, pese a que Teherán está sometido a severas sanciones internacionales.

En la reunión que ambos mantuvieron, el ultraconservador Ahmadinejad celebró el respaldo de Venezuela a la República Islámica afectada por las sanciones. Esta es la novena visita a Irán del presidente venezolano, que realiza actualmente una gira por Europa del Este y Medio Oriente.

“La actitud esclarecida y fraternal de Venezuela al condenar las sanciones impuestas a la nación iraní por las potencias dominantes demuestran la profundidad y la fuerza de nuestras relaciones bilaterales”, subrayó el presidente iraní, según declaraciones difundidas en la página internet de la presidencia.

Según la misma fuente, Chávez respondió que Venezuela se mantendrá junto a Irán sean cuales fueren las circunstancias. El mandatario venezolano añadió que la cooperación con Irán es un tema primordial para Caracas y estimó además que uniéndose los países independientes serán más fuertes para resistir a las grandes potencias.

Durante el encuentro entre los dos presidentes, que duró varias horas, se abordó además el fortalecimiento de la cooperación bilateral en materia de comercio y de energía, según la prensa iraní.

Estos dos sectores se vieron fuertemente afectados desde el pasado verano (boreal) por las sanciones que Occidente reforzó contra Irán por su programa nuclear, y que afectan particularmente la actividad bancaria así como al sector petrolero, con el que Irán obtiene el 80% de sus reservas en divisas.

Según la página internet del canal de televisión iraní Press TV, Teherán y Caracas quieren desarrollar su cooperación en los sectores del petróleo, el gas y la petroquímica.

Entre los proyectos citados figuran la creación de una compañía marítima para el transporte de petróleo, así como la participación de Venezuela en el desarrollo del yacimiento de gas gigante iraní de South Pars del que se retiraron las compañías petroleras occidentales debido a las sanciones.

Irán y Venezuela son dos miembros influyentes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), cuya presidencia será asumida por Teherán a partir del 1 de enero próximo, por primera vez desde la revolución islámica de 1979.

Los dos países, enemigos declarados de Washington, están unidos por numerosos acuerdos de cooperación -casi 80 en total, según el embajador venezolano en Teherán- en particular en los sectores de la energía, los bancos y la industria.

Venezuela forma parte de los pocos países que defiende el controvertido programa nuclear iraní. Chávez no pierde una ocasión de recordar los vínculos que unen a su país con Irán.

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad había viajado a Venezuela en noviembre de 2009.

El presidente venezolano, que ya viajó a Rusia, Belarús y Ucrania, continuará su gira por Siria y Libia después de su visita a Irán.

En Moscú, Chávez firmó una serie de acuerdos energéticos incluyendo en particular la construcción por Rusia de la primera central nuclear de Venezuela, un acuerdo que Estados Unidos dijo querer vigilar “de muy cerca”.

A mediados de este año, Rusia terminó la construcción de la primera central nuclear iraní en Bushehr (sur), ante la preocupación de los países occidentales, que sospechan que Irán trata de dotarse del arma nuclear y durante años trataron de convencer a Moscú de abandonar ese proyecto.