Venezuela e Irán volvieron a mostrarse unidos frente a las amenazas y sanciones de EEUU

55351330dcaeb_510x339La presencia de la jefa de la diplomacia bolivariana -a quien acompañó el ministro del Petróleo, Asdrúbal Chávez- constituye la cuarta visita de alto nivel en menos de un año, precedida en enero por la del presidente del país caribeño, Nicolás Maduro, en lo que fue definido como una amistad “estratégica”.

El canciller Mohamad Yavad Zarif, que recibió a la delegación venezolana junto con el ministro de Petróleo, Bijam Namdar Zangané, comentó que en la reunión hubo “buenos diálogos en el campo de los lazos bilaterales, relaciones internacionales y regionales, y hemos hablado sobre colaboraciones económicas y consultas políticas”.

Zarif comparó la situación que viven ambos países respecto de su relación con Estados Unidos, en un contexto en el que Irán negocia un acuerdo con Washington sobre su programa nuclear que elimine las sanciones económicas, mientras Venezuela afronta también sanciones estadounidenses después de que el gobierno del presidente Barack Obama incluyera a Caracas en una lista de “amenazas a la seguridad” de su país.

En ese sentido, el canciller iraní condenó las acusaciones estadounidenses sobre Venezuela y destacó que por tanto su país puede aliarse con Caracas en su “política común de oponerse a las amenazas y a las políticas de coerción”.

Rodríguez, por su parte, agradeció el apoyo recibido contra la orden ejecutiva del presidente Obama, que calificó de “ilógica e ilegal” y destacó que la amistad de su país con Irán es “estratégica” y está inspirada en los principios de “la no intervención en temas de otros países por parte de las potencias”, el respeto a la soberanía de los países y estar en contra ante cualquier tipo de “unilateralidad”.

Junto a este respaldo en lo político, ambos explicaron también que trabajan de forma conjunta “para el mantenimiento y la estabilidad del mercado del petróleo” y para hacerlo de forma coordinada en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El desplome de los precios internacionales del crudo, exportación sobre la que se mantienen las economías tanto de Irán como de Venezuela, ha sido el aspecto central de los diálogos entre ambos países en el último año, en el que han intentado formar un bloque en la OPEP frente a la política de Arabia Saudita, más afín a Estados Unidos.

Para Irán, Arabia Saudita, su rival regional, buscó desplomar el precio del petróleo para mermar sus ingresos y restar al país capacidad de influencia en Oriente Medio, una visión que Caracas también sostiene al considerar que la caída del valor del crudo ha sido deliberadamente manipulada para golpear su por otro lado acosada economía.