Unión Europea levantará temporalmente sanciones a Bielorrusia

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea reunidos hoy en Luxemburgo anunciaron que el bloque levantará temporalmente las sanciones contra Bielorrusia después de que el país celebrara elecciones presidenciales el domingo, pese a las críticas de la OSCE y otros observadores electorales.

Las elecciones, en las que ganó Alexander Lukashenko, tuvieron lugar “de la forma más transparente y tranquila posible”, dijo el secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, Harlem Desir, durante el encuentro en Luxemburgo.

El ministro del ramo alemán, Frank-Walter Steinmeier, reconoció que los comicios en Bielorrusia no cumplieron los estándares internacionales. “Pero en comparación con las dos últimas elecciones presenciales se produjeron algunos cambios. Hemos observado que no se ejercieron represalias visibles contra la oposición y se renunció a la violencia especialmente en la antesala de los comicios”, señaló.

Las prohibiciones de entrada a la Unión Europea y el bloqueo de las cuentas bancarias afectan a 175 funcionarios de Bielorrusia y a 14 organizaciones. Steinmeier destacó que la medida no tendrá validez para quienes hayan sido condenados por actos de violencia en el pasado. A comienzos del próximo año se decidirá si las sanciones se levantan en su totalidad o no, añadió Steinmeier.

Los observadores internacionales habían criticado la escasa transparencia de los comicios presidenciales en la ex república soviética gobernada de forma autoritaria por Alexander Lukashenko, mientras la oposición reaccionó indignada y anunció protestas.

Observadores de la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE) criticaron que se les limitó el acceso en el recuento de votos, dijo el director de la misión en Minsk, Kent Härsted, que habló de “problemas muy grabes”.

En general la jornada electoral transcurrió de forma pacífica. “Sin embargo, a Bielorrusia le queda un largo camino para cumplir los estándares de la OSCE”, destacó.

Lukashenko, de 61 años, que gobierna desde 1994, fue reelegido para un quinto mandato con el 83,5% de los votos, según los resultados preliminares anunciados por la agencia estatal BelTA, citando a la comisión electoral. Se trata del mejor resultado desde su llegada al poder hace 21 años.

La participación llegó casi al 87%, con unos 7 millones de personas registradas para votar. Ninguno de los otros tres candidatos que hacían frente al mandatario superó siquiera el 5%.

La OSCE criticó que solo un candidato, cuya plataforma se centraba predominantemente en cuestiones socioeconómicas, era abiertamente crítico con Lukashenko. “Esto daba a los votantes una elección limitada”, dijo la organización en referencia a Tatiana Korotkevich, la primera mujer en ser candidata a presidente y que logró en torno al 4,4% de los votos.

Serguei Gaidukevich se hizo con el 3,32% y Nikolai Ulakhovich con el 1,67%. Ambos eran considerados candidatos progubernamentales.

Los opositores del régimen alertaron de que cese la presión a la cúpula del país, el único de Europa donde sigue vigente la pena de muerte. “Si ello empuja la carrera política de mi oponente (Lukashenko), estamos en contra de relajar las sanciones”, dijo Korotkevich.

También Ales Beljazki, uno de los más conocidos activistas de los derechos humanos de Bielorrusia, rechazó esa medida. “Necesitamos verdaderas reformas democráticas”, dijo a dpa.

El ex candidato a la presidencia Nikolai Statkevich denunció manipulaciones y anunció protestas callejeras para finales de noviembre. En la noche del domingo al cierre de los locales electorales decenas de manifestantes protestaron en el centro de Minsk, sin que intervinieran las fuerzas de seguridad.

Sin embargo, el presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó hoy a Lukashenko por su “convincente victoria”, que consideró prueba de la “confianza de la población” en el jefe de Estado, escribió Putin en un telegrama de felicitación. Putin dijo estar convencido de que Lukashenko seguirá contribuyendo a la asociación estratégica entre ambos países vecinos.

Aunque en los últimos tiempos hubo tensiones entre Moscú y Minsk, Bielorrusia es considerado uno de los principales aliados de Rusia.