Un grupo de colombianos busca aliados para concretar el acuerdo humanitario

Un grupo de colombianos encabezado por la senadora opositora Piedad Córdoba y el ex presidente Ernesto Samper lanzará la Coordinadora por el Intercambio Humanitario, una iniciativa que busca aliados para concretar el canje de rehenes de las FARC por guerrilleros presos.

Los objetivos y la tarea que pretende desarrollar la Coordinadora serán dados a conocer mañana en un acto en Bogotá, informaron a Efe fuentes cercanas a Córdoba, conocida por su labor de mediadora ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el fin de la liberación de rehenes.

Al lanzamiento se ha invitado, entre otros, a los candidatos presidenciales colombianos que competirán en las elecciones del próximo 30 de mayo, a congresistas, representantes de la sociedad civil, estudiantes y medios de comunicación.

También habrá un foro con los candidatos presidenciales para saber cómo ven el conflicto armado colombiano y cuáles son sus propuestas para avanzar hacia un intercambio humanitario.

La senadora Córdoba, a quien la Procuraduría acaba de imputar cargos por presuntos vínculos con las FARC y actos de “traición a la patria”, realizó este mes de abril una gira por varios países de Europa para pedir apoyo al intercambio humanitario y a una solución política dialogada para el conflicto colombiano.

Después de entregar a fines de marzo pasado al soldado Josué Daniel Calvo y al sargento Pablo Emilio Moncayo, quien estuvo cautivo más de 12 años, las FARC anunciaron que no harán más liberaciones unilaterales y que su próxima meta es lograr un acuerdo humanitario con el Gobierno que asumirá el próximo 7 de agosto.

El grupo rebelde tiene en su poder a 22 militares y policías que pretende canjear o intercambiar por medio millar de insurgentes presos, incluidos varios extraditados a Estados Unidos.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha dicho que acepta negociar un acuerdo humanitario, siempre y cuando los rebeldes que queden en libertad no retomen las armas.

El Gobierno también reveló recientemente que había enviado a las FARC una propuesta concreta de negociación de paz, que según la guerrilla apuesta por poner en marcha “conversaciones directas, secretas y en el extranjero”.

En respuesta, los insurgentes señalaron que esos diálogos “conviene hacerlos en Colombia y de cara al país”.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) presentó un informe en Ginebra (Suiza) que sostiene que se ha observado un fortalecimiento de las FARC desde 2009, una afirmación rechazada de inmediato por el Gobierno colombiano.