Un festival en Camboya se transforma en tragedia con al menos 378 muertos

Camboyanos despavoridos trataban de identificar a sus parientes en morgues improvisadas en Phnom Penh, un día después de la muerte de 378 personas en una gigantesca estampida humana, al culminar un festival tradicional.

Una súbita estampida atrapó a cientos de personas en un puente sobre el río Mekong, que une la capital camboyana con la isla de los Diamantes, donde se celebraban la tradicional y popular Fiesta del Agua.

La tragedia dejó al menos 378 muertos y 755 heridos, indicó este martes un portavoz del Gobierno camboyano, agregando que el balance podría aumentar. “Hay 378 muertos y el número sigue aumentando”, indicó Phay Siphan, quien añadió que 755 personas quedaron heridas.

Las causas de la catástrofe aún estaban poco claras, pero al parecer, había corrido el rumor de que el puente no era sólido. “Entonces comenzó el pánico. Había mucha gente y ningún lugar donde ir”, agregó otro portavoz oficial, Khieu Kanharith.

El primer ministro, Hun Sen, evocó “la mayor tragedia desde el régimen de (los jemeres rojos) de Pol Pot”, que provocó unos dos millones de muertos, es decir, un cuarto de la población, entre 1975 y 1979. Una jornada de duelo nacional fue anunciada para el jueves.

La televisión difundió imágenes terribles de personas amontonadas unas sobre otras, algunas inanimadas y otras aún vivas tratando de liberarse.

“Estábamos atravesando el puente hacia la isla de los Diamantes cuando la gente comenzó a empujar del otro lado. Había gritos y mucho pánico”, relató un testigo a la AFP. “La gente comenzó a correr y caían los unos sobre los otros. Mucha gente se echó al agua”, agregó.

Testigos afirmaron que algunas de las víctimas estaban aferradas a cables eléctricos. Pero un médico descartó la hipótesis de que hubiese víctimas electrocutadas.

El puente, cuyo acceso quedó prohibido, seguía sembrado de sandalias, ropa y botellas de agua abandonadas en medio del pánico.

“Ahora tenemos que identificar los cadáveres”, agregó Khieu Kanharith, precisando que se buscaría a eventuales personas ahogadas alrededor del puente.

Cientos de personas se congregaron delante del hospital Calmette de la capital para tratar de ubicar o identificar a parientes. Bajo una carpa blanca instalada se alineaban hileras de cadáveres que la policía trataba de identificar. Otros siete establecimientos de la capital recibieron también cadáveres.

Los curiosos había encendido palillos de incienso para alejar los malos espíritus y bendecir el alma de los muertos.

Por otra parte, camiones militares comenzaban a llevar hasta sus aldeas los restos de las víctimas que habían llegado de provincia para participar en la fiesta.

Millones de camboyanos se habían reunido durante tres días para asistir a regatas, conciertos y fuegos artificiales.

La Fiesta del Agua, el mayor festival tradicional del país, tiene por objeto dar las gracias al río Mekong por alimentar las tierras fértiles del país y por sus abundantes peces. Coincide con la luna llena de noviembre y marca el fin de las crecidas y la inversión de la corriente de Tonle Sap.