Turquía: al menos 86 muertos por un atentado durante una marcha por la paz en Ankara Ankara

Al menos 86 personas murieron como consecuencia de un atentado ocurrido en medio de una manifestación por la paz en Ankara, la capital de Turquía, convocada por sectores opositores al gobierno.

La manifestación había sido convocada por el prokurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP) y otros grupos críticos con el gobierno, de cara a las elecciones y en protesta por la escalada de violencia en el sureste del país desde julio, tras el fracaso de un alto el fuego de dos años y la ruptura de las negociaciones entre el gobierno y el prohibido Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Un video difundido a través de las redes sociales muestra, con crudeza, el momento de la explosión: jóvenes bailaban y ondeaban pancartas cuando surgió una enorme bola de fuego. Los equipos de emergencia acudieron al lugar para atender a los heridos y llevarlos al hospital.

Las detonaciones fueron tan fuertes que hicieron estallar las gruesas ventanas de la estación de trenes de Ankara -sitio de concentración de los manifestantes- y, en segundos, cientos de personas quedaban salpicadas por una lluvia de restos humanos.

De las dos bombas, una fue detonada en medio de un grupo de ciudadanos sin identificación política, y la otra, cercana a un punto donde ondeaban banderas y pancartas del HDP, el partido de la izquierda kurda, y de varias agrupaciones marxistas.

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, condenó el atentado suicida perpetrado hoy en Ankara contra una manifestación de izquierdas, que ha dejado al menos 30 muertos, y lo ha comparado a los ataques de la guerrilla kurda contra soldados y policías turcos.

Erdogan calificó el atentado como un “abominable ataque contra la unidad y convivencia”, pero agregó que “no se distingue en nada de los actos de terror contra ciudadanos inocentes, funcionarios, policías y soldados”, en referencia a los ataques del ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).