Trichet mantiene su confianza en el interés de EEUU en un dólar fuerte

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, se ha mostrado confiado en que las autoridades estadounidenses mantendrán su postura de que un dólar fuerte va en el mejor interés de EEUU a pesar de las nuevas medidas de alivio cuantitativo anunciadas por su homólogo estadounidense, Ben Bernanke.

“No tengo ninguna indicación para dejar de confiar en el hecho de que ni el presidente de la Reserva Federal, ni el secretario del Tesoro estén jugando la baza de un dólar débil”, dijo el banquero francés en la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que mantuvo los tipos de interés estables en el 1%.

A este respecto, el máximo responsable de la política monetaria de la eurozona reiteró que la entidad se ajusta al mandato recibido de lograr estabilidad de precios ligeramente por debajo del 2%.

Así, aunque el banquero galo rehusó comentar más en profundidad la decisión de la Fed, sí admitió que los miembros del Consejo de Gobierno del BCE tienen en cuenta “todos los parámetros importantes”, como la evolución de la economía de EEUU.

LOS TIPOS EN LA EUROZONA SON “APROPIADOS”.

Por otro lado, el presidente del BCE calificó como “apropiado” el actual nivel de los tipos de interés del euro, lo que supone que la institución no se plantea variar su política monetaria, que el propio Trichet definió como “acomodaticia”.

En este sentido, el presidente del BCE destacó que los últimos datos confirman las estimaciones de que la recuperación mantiene en la segunda mitad del año un tono positivo, aunque admitió que prevalece la incertidumbre.

Respecto a los precios, Trichet auguró que la inflación armonizada de la eurozona oscilará el resto del año en niveles similares a los actuales para moderarse a lo largo de 2011, mientras que afirmó que las expectativas de inflación se encuentran “firmemente ancladas” en sintonía con la definición de estabilidad de precios.

No obstante, el banquero francés apuntó que los riesgos para este pronóstico de inflación apuntan ligeramente al alza por la evolución de los precios de las materias primas y la energía, así como por el aumento de los impuestos indirectos y tasas administrativas.

Tras las palabras de Trichet, el euro consolidaba la escalada frente al ‘billete verde’ iniciada tras la decisiónn de la Fed y tocaba los 1,4281 dólares, su nivel más alto desde finales de enero, tras haber iniciado la jornada en 1,4137 dólares.