Tribunal de la Haya abre primera audiencia por diferendo

El diferendo en la frontera común entre Nicaragua y Costa Rica tendrá su primera audiencia en un juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, después de casi tres meses de crisis diplomática.

El tribunal fijó del 11 al 13 de enero la primera audiencia oral de una demanda que Costa Rica presentó contra su vecino, al que acusa de invasión de territorio y daños ambientales a causa del dragado del río San Juan, cerca de la frontera común.

Según informó la agencia DPA, la audiencia inicial de la CIJ está prevista que comience mañana ante representantes legales de los dos Estados con sus respectivos equipos de técnicos y asesores.

La limpieza del San Juan se inició a fines de octubre por decisión del gobierno de Daniel Ortega, para recuperar el caudal del río que pertenece a Nicaragua pero sobre el cual Costa Rica tiene derechos de navegación con fines comerciales, de acuerdo con tratados que datan del siglo antepasado.

El gobierno de Laura Chinchilla, que objetó el dragado del río por considerar que afectará los humedales en territorio costarricense, acusó al Ejército de Nicaragua de “invadir” el sector fronterizo conocido como Isla Calero, un área pantanosa de apenas tres kilómetros cuadrados, lo que desató la actual controversia.

Nicaragua admitió que mantiene soldados patrullando la zona fronteriza pero insiste en que no ha violado la soberanía de Costa Rica, sino que los militares están dedicados a combatir el narcotráfico, que opera en un sector del litoral caribeño de ambos países.

A inicios de noviembre, la Organización de Estados Americanos (OEA) intentó intervenir en el conflicto, a pedido de Chinchilla, pero su mediación fue rechazada por Nicaragua, que sólo reconoce la competencia de la CIJ para dirimir controversias limítrofes.

También fallaron varios intentos de diálogo bilateral, ya que San José lo condiciona al retiro de toda presencia militar en la zona en disputa, y Managua lo rechaza alegando que sus soldados no están en Isla Calero sino en la laguna Harbor Head, parte de su territorio.

Geólogos y topógrafos también intervinieron en el caso y advirtieron que la frontera se ha modificado en las últimas décadas, justamente por la acumulación de sedimentos en el río San Juan, por lo que es preciso iniciar una demarcación limítrofe correcta.