Tom Brady y los Patriots llegaron a Houston para el Super Bowl LI: “Nada del pasado nos va a ayudar a ganar este partido”

Quién hubiese pensado que el veterano Tom Brady, involucrado en el escándalo de los balones desinflados ilegalmente conocido como Deflategate, iba a poder llevar nuevamente a New England Patriots al Super Bowl, la gran final por el título de la NFL.

Fue una temporada histórica para Brady, de 39 años, y los Patriots, dirigidos por el genio entrenador en jefe Bill Belichick. Ambos estarán de nuevo juntos, en Houston, para disputar el Super Bowl LI, el séptimo como profesionales, y buscar el quinto título de campeones, si consiguen vencer a los Atlanta Falcons.

Antes de partir hacia Houston, Brady no quiso hablar de nada negativo, ni de lo sucedido en el pasado, ni tampoco sobre si el potencial nuevo título será una venganza deportiva del comisionado de la NFL, Roger Goodell.