SUPERINTENDENCIA DE COMPETENCIA PIDE DESINVERSION EN EL MERCADO DE CERVEZAS

El año pasado, AB InBev, el mayor productor de cerveza del mundo, anunció la adquisición de SABMILLER en El Salvador.

Este anuncio detonó un detallado escrutinio de la transacción por las autoridades de competencia salvadoreña que derivaron en algunas ordenes de desinversión dice el superintendente de competencia Francisco Díaz.

Este tipo de medidas se dio para que no se alterara la dinámica de precios en el mercado y se evite el monopolio.

Para aminorar estas objeciones, dice Rebeca Hernández especialista en concentraciones económicas de la superintendencia de competencia AB InBev y SABMILLER deben vender algunas marcas de cerveza.

Otra de las cláusulas que deberán cumplir es garantizar el trabajo de los empleados a partir del 3 de octubre del año pasado hasta por tres años posteriores al cumplimiento de la desinversión.

Las autoridades de la superintendencia de competencia señalan que el ordenar desinversión busca preservar la dinámica competitiva del mercado de cervezas.