Superar la pobreza montados en un pura sangre

Cada día madrugan, llueve o truene. Soportan dietas estrictas y todo tipo de sacrificios con la meta de salir de la pobreza montados en un pura sangre y ganarse la vida como jockeys profesionales en Argentina.

El turf, un mundo que genera millones de dólares por año en Argentina. Para los jinetes, es la oportunidad de salir de la pobreza.
Son muchos los que entrenan duro, haciendo dietas estrictas, soñando con ganarse la vida como jockeys profesionales.
“Mi interés sería comprarme mi casa, poder ayudar a mi papá, a mi hermano, y seguir corriendo hasta que el físico me dé”, explicó Luis Vai, Alumno de la escuela de Jockeys del hipódromo de San Isidro.

En uno de los hipódromos más importantes de Argentina, una decena de estudiantes esperan ansiosos el momento de poder competir profesionalmente.
Ahora ganan poco más de dos dólares por día por ejercitar zainos y alazanes. Pero algún día cobrarán unos 300, si cruzan el disco en el primer lugar.
El éxito puede ser repentino, pero Héctor siempre les advierte: ellos solo administran la fuerza de los equinos. Las carreras, las ganan los caballos.