Senado de EEUU posterga debate sobre reforma para jóvenes indocumentados

El Senado estadounidense decidió postergar el debate sobre un proyecto de reforma migratoria en beneficio de jóvenes indocumentados, para poder examinar la versión legislativa que aprobó la víspera la Cámara de Representantes.

Por 59 votos a favor y 40 en contra, los senadores decidieron eliminar, a propuesta del líder de la mayoría demócrata, Harry Reid (Nevada), su proyecto del denominado Dream Act para pasar a considerar el proyecto de la Cámara de representantes, que fue aprobado el miércoles.

Con esta maniobra legislativa, el Senado examinará ya un texto listo en su totalidad, el que, de ser aprobado, pasará directamente a la firma por el presidente Barack Obama.

No obstante, la aprobación del Dream Act no está garantizada, pues los senadores republicanos reiteraron en el debate previo a la votación que no aceptarán lo que califican de “amnistía para ilegales”.

Con sus 42 votos, los republicanos pueden bloquear el examen del Dream Act en la versión de los representantes.

Los demócratas necesitan 60 votos en el Senado para aprobar ese proyecto.

El Dream Act, acrónimo en inglés por Ley de Desarrollo, Ayuda y Educación de Menores Extranjeros, proporcionaría estatus migratorio condicional a las personas que vinieron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años, vivieron cinco años consecutivos antes de la fecha de la puesta en vigor de la ley y tenían menos de 30 años en la fecha de entrada en vigor.

Esos jóvenes, con buenos antecedentes, deben terminar dos años de estudios superiores o enrolarse en el Ejército, para obtener papeles de forma temporal, antes de intentar convertirse en ciudadanos.

La reforma podría beneficiar inmediatamente a unos 726.000 jóvenes, según cálculos del Instituto de Política Migratoria.

La ley beneficiaría como mínimo a dos millones a causa de sus defectos, denunció en cambio Jeff Sessions, republicano del estado de Alabama (sur).