Senado brasileño se reunirá tras arresto de uno de sus miembros

El líder del Senado brasileño, Renan Calheiros, convocó a una reunión de los representantes de los bloques para tratar sobre el arresto del congresista Delcidio Amaral, por la Policía Federal.

Los senadores van a analizar las circunstancias y legitimidad de esta acción policial, ordenada por el magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF) Teori Zavascki, a pedido del procurador general de la República (PGR), Rodrigo Janot.

Zavascki conversó por teléfono con el presidente del STF, Ricardo Lewandowski, sobre esta la determinación de detener a Amaral, máximo representante del Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara alta y acusado de intervenir para obstruir las pesquisas sobre el escándalo de corrupción en Petrobras.

De acuerdo con la Constitución, un congresista solo puede ser preso en el momento que comete un delito infraganti o dentro de las 24 horas de la ocurrencia de esa violación se solicita el visto bueno del órgano parlamentario para ejecutar el arresto.

Voceros parlamentarios estiman que el Congreso no puede revocar una orden del STF, pero puede pedir que Amaral quede bajo la custodia de Senado.

Se trata de un hecho inédito en Brasil, pues nunca antes un congresista fue detenido, lo cual genera incertidumbre en torno a la actuación de los poderes en el país, señalaron las fuentes.

Según la Procuraduría General de la República, la decisión de arrestar al senador ocurrió después que se comprobara que él, junto con un abogado y un banquero, ofrecieron dinero a Néstor Cerveró, exjefe del área internacional de Petrobras, para que no los mencionara en sus declaraciones a la justicia.

Cerveró, quien está preso por su implicación en sucios manejos en la petrolera estatal, negocia un acuerdo de colaboración con la Fiscalía a cambio de una disminución de su condena.

Según fuentes judiciales, al menos 50 políticos y más de 30 empresarios están involucrados en un esquema de sobornos, desvío de dinero y contratos inflados con Petrobras, que provocaron a esa empresa pérdidas superiores a los dos mil millones de dólares.

Además del parlamentario fueron arrestados por iguales motivos el banquero André Esteves, del BTG Pactual, y Diogo Ferreira, jefe de gabinete de Amaral.