Seis soldados italianos y 10 civiles mueren por un atentado suicida en Kabul

20090917-0-0-N-atentado
Al menos seis soldados italianos de la OTAN y diez civiles afganos murieron en un atentado suicida en Kabul, uno de los más sangrientos cometidos contra las tropas occidentales en Afganistán, que se atribuyeron los talibanes.

La explosión tuvo lugar poco después de mediodía a unos 1,5 kilómetros de la embajada estadounidense, en la concurrida carretera que lleva al aeropuerto, y destruyó un vehículo de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad de la OTAN (ISAF). Seis soldados italianos murieron y otros tres resultaron heridos, anunció el ministro de Defensa italiano.

Los testigos aseguraron que quedaron dañados vehículos con la bandera italiana y el logo de la ISAF y que la explosión destruyó también varias tiendas. “Oí una gran explosión y entonces vi humo negro y espeso”, indicó un Sawad. “Pensé que el día se había convertido en noche. Cuando volví, durante unos minutos no podía ver nada. Entonces vi a un hombre tumbado en el asfalto, le faltaba la cabeza”, agregó.

El ministro italiano de Defensa, Ignazio La Russa, indicó en el Senado en Roma que 10 paracaidistas se desplazaban en dos blindados cuando fueron atacados por un suicida, aparentemente en un vehículo blanco de marca Toyota. “Desgraciadamente tengo que confirmar la pérdida de seis vidas humanas del regimiento de paracaidistas”, dijo. Italia es el sexto país con más tropas desplegadas en Afganistán, con cerca de 3.250 soldados.

En el Vaticano, el papa Benedicto XVI expresó su “dolor” por este “horrible atentado” y expresó su solidaridad con las familias. El cuerpo de un soldado de la ISAF yacía en la carretera y los restos de otros tres cuerpos fueron rescatados de los escombros de un tanque, destruido por la bomba que hizo temblar los edificios de Kabul, dijo un periodista de la AFP.

“En el atentado con coche bomba, diez civiles murieron y otros 55 civiles resultaron heridos”, dijo a la AFP el portavoz del ministerio del Interior afgano, Zemarai Bashary. “Fue un atentado suicida con coche bomba que tenían como objetivo la fuerza internacional”, precisó. Los talibanes, que llevan a cabo una insurgencia contra el gobierno afgano, respaldado por los militares occidentales, revindicaron rápidamente el ataque.

El portavoz Zabihulá Mujahid dijo a la AFP por teléfono que la milicia llevó a cabo un atentado suicida. El presidente Hamid Karzai, que según los resultados preliminares logró una amplia mayoría en las pasadas elecciones presidenciales, condenó el ataque como “antiislámico” y lo consideró una “barbarie”.

Kabul, sede de un gran número de representantes, tropas y ayudantes occidentales, se enfrenta a una creciente ola de ataques suicidas revindicados por los talibanes. El pasado 8 de septiembre, un ataque de estas características mató a tres civiles en el aeropuerto militar de la capital y las tropas de la OTAN han sido blanco de otros dos atentados el pasado mes.

En agosto, un atentado suicida contra el cuartel general de la ISAF en Kabul mató a siete civiles afganos. Dos días antes de las elecciones del pasado 20 de agosto, otro atentado con coche bomba tomó como objetivo un convoy de la OTAN cerca de la base militar de Estados Unidos y mató a 10 personas, incluido un soldado.

Unos 100.000 soldados estadounidenses y de las fuerzas de la OTAN están desplegados en Afganistán para ayudar al gobierno en su lucha contra la insurgencia, en su momento más intenso desde que los islamistas fueron expulsados del poder por la invasión liderada por Estados Unidos a finales de 2001.