Secuestran en México a una reconocida periodista chilena

Era la primera vez que la periodista chilena Mónica González salía de vacaciones con su nieta de 12 años. El destino, San Cristóbal de las Casas en Chiapas, el “pueblo mágico” que el gobierno mexicano tanto invita a visitar en Internet; uno de los pocos lugares “seguros” que al parecer quedan en tierra azteca para pasear. Pero el viaje se convirtió en una pesadilla desde el primer día que llegaron.

González, directora del Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper) y Premio Nacional de Periodismo 2015, fue secuestrada por un grupo que se identificó cómo el Cartel de Los Zetas. Durante tres días Mónica y su nieta fueron obligadas a quedarse en una habitación de hotel a merced de unos captores que se comunicaban a través de un teléfono celular, y a fuerza de las más brutales amenazas.

Pidieron un rescate que fue pagado. Pero nunca llegó nadie a liberarlas. Con lo cual, al tercer día González tomó a su nieta y abandonó el hotel a pie. Nadie las esperaba. Nadie las rescató. Nadie las ayudó. Nadie las consoló. Simplemente las dejaron irse.

Clarín habló González (quien ya se encuentra en Santiago) luego de que anoche la periodista decidiera hacer público el hecho a través de las cámaras de la CNN Chile.

Todo empezó con la llegada de abuela y nieta a un hotel cinco estrellas en San Cristóbal. Llegaron a las dos de la tarde, y para primera sospecha de González el recepcionista le dijo que le iba a dar “otra habitación mucho más linda”, pero que resultó mucho más aislada.