Se suma Evo Morales a la demanda de justicia por la matanza de El Porvenir

20090912-0-0-N-evo
El presidente de Bolivia, Evo Morales, unió su voz al clamor nacional en demanda de justicia para las víctimas de la masacre de El Porvenir, ocurrida hace un año en el norteño departamento de Pando, en la que 12 campesinos fueron asesinados por personal y sicarios de la prefectura departamental, y murieron también dos empleados de ésta.

El mandatario asistió en El Porvenir, a 36 kilómetros de la capital pandina, Cobija, a la ceremonia en que cientos de campesinos e indígenas se dieron cita para honrar a los caídos en la matanza y reclamar castigo para los autores materiales e intelectuales. Decenas de militares y policías fueron enviados para resguardar el lugar.

Nora Montero, viuda del asesinado Bernardino Racua, ejecutivo de la Federación de Campesinos en Puerto Rico, pidió a sus compañeros seguir adelante en la lucha por el proceso de cambio que encabeza Morales, y pidió a éste “que les dé la mano” a varios campesinos que resultaron heridos y quedaron inválidos, sin poder trabajar para sostener a sus familias.

En La Paz, las organizaciones integrantes del Capítulo Boliviano de Derechos Humanos realizaron una misa a la que asistieron familiares de tres jóvenes paceños que estudiaban en la normal de Puerto Rico, que murieron en la matanza.

Tras la misa, familiares y activistas de derechos humanos llegaron en marcha hasta la plaza San Francisco de esta ciudad, donde exigieron una condena de 30 años contra el ex prefecto Leopoldo Fernández y sus secuaces “ni perdón ni olvido, justicia”, fue la consigna.

Las organizaciones de derechos humanos demandaron que se declare “mártires” a los 12 campesinos masacrados hace un año, ya que tras su muerte se frenó la escalada de violencia desatada en el territorio boliviano”, y denunciaron que los autores intelectuales y materiales de la matanza no han sido juzgados por las “triquiñuelas” desplegadas por sus abogados defensores.

Hasta ahora sólo cuatro personas están detenidas en relación con la masacre de El Porvenir, entre ellos el Leopoldo Fernández, de las 76 que están implicadas en esos hechos.