Sandra Bullock, destrozada tras enterarse de la boda de Jesse James

La actriz ha quedado muy afectada al ver que su infiel ex ya ha encontrado de nuevo el amor e incluso planea casarse próximamente. Pero no es Bullock la única que guarda rencor a Jesse James, sus ex empleados han iniciado toda una campaña de desprestigio contra él en la Red.

Hace unos días estallaba un gran revuelo en los medios de comunicación tras conocerse que Jesse James, ex marido infiel de Sandra Bullock, se había prometido con la artista tatuadora y estrella de un reality show Kat Von D.

Unos medios afirmaron que el anuncio había cogido totalmente por sorpresa a Bullock, mientras que otros aseguraban que la actriz sí estaba enterada de la próxima boda de su ex. Pero en lo que todos coincidían es que estaba muy afectada por la noticia, y más aún tras conocer la identidad de la nueva novia de James.

US Weekly ha revelado que Kat Von D era la mujer soñada por Jesse James y éste no se cortaba a la hora de comentárselo a Bullock durante su matrimonio, un detalle de dudoso gusto que sin embargo no había provocado la menor sospecha a la actriz.

“Jesse siempre consideró a Kat la mujer de sus sueños, e incliso lo decía delante de Sandra. Pero ella nunca se preocupó, pensaba que Jesse estaba enamorado de ella, su mujer, y nunca se imaginó que él avanzaría posiciones con Kat”, han declarado fuentes de la revista.

VENDETTA CONTRA JESSE JAMES

Parece que Sandra Bullock no es la única persona afectada por las cuestionables acciones de Jesse James. A ella le fue infiel y a los pocos meses de divorciarse anunció su nueva boda, pero tampoco se quedó atrás en el trato a sus empleados.

Un grupo de trabajadores de West Coast Choppers, su antigua tienda de ropa y accesorios relacionados con la estética motera, ha abierto un grupo en Facebook para quejarse del trato que les dispensaba su ex jefe y vengarse públicamente por los años que pasaron bajo su mando.

“Dejé un buen trabajo de siete años en Nestlè para pasar a ser torturado cada día por cierto gilipollas también conocido como nuestro jefe, durante cuatro años. Nunca olvidaré lo tonto que fui”, apunta uno.

“Ha habido veces que no nos han pagado nuestro sueldo”, continúa otro, en medio de los mensajes que critican su falta de aptitudes como empresario y las bromas de mal gusto que gastaba, como la de colgar un cartel cada Navidad que indicaba ‘Papá Noël es mentira’.