Rescate de los mineros, ejemplo de perfección

El presidente del Gobierno de Chile, Sebastián Piñera, cierra el ducto por el que han salido los 33 mineros y los rescatistas, poniendo fin a las labores de rescate de los trabajadores del yacimiento San José

Operación en la mina de San José pasará a la historia como uno de los rescates más exitosos del mundo, dicen expertos.

Setenta días después, los 33 mineros chilenos emergieron de la profundidad de la tierra convertidos en celebridades internacionales.

La operación de rescate fue llevada a cabo con la colaboración de cientos de expertos, incluidos técnicos perforadores, rescatistas, médicos y sicólogos.

La misión consistió en perforar un ducto de unos 70 centímetros por el que pasaría una cápsula, bautizada Fénix, en la que viajarían los mineros hacia la superficie.

Manejar una máquina del tamaño de una perforadora no es fácil, dijo David Seath. Pero como este es el tipo de equipo que se utiliza en la industria petrolera, se tiene mucha experiencia en el manejo de perforadoras para dirigirlas de manera precisa hacia un objetivo.

En principio, se planeó perforar tres ductos en la mina de San José para llegar hasta los mineros, pero posteriormente se decidió continuar perforando sólo el segundo.

Desde el inicio de la operación los perforadores sabían que enfrentarían muchos problemas técnicos potenciales, como la inestabilidad de la mina, que fue la que causó en primer lugar el colapso en la entrada hace 70 días.

Punto de referencia

“Sin duda establecerá un punto de referencia en la historia de las operaciones de rescate”, expresó el secretario del Instituto de Minería de Escocia.

“Antes de esta operación se creía que si una persona quedaba atrapada bajo algunos cientos de metros, habría dificultades para rescatarla con éxito”.

“Pero nunca antes se había puesto a prueba la habilidad de los técnicos en perforación para llegar a un objetivo tan preciso, como se hizo en Chile”.

Ahora se sabe que gracias a la mejor tecnología de perforación y a la mejora en el posicionamiento de las máquinas perforadoras, es posible llevar a cabo este tipo de rescates a tantos metros de profundidad.

Otro hito en la operación de la mina de San José fue el diseño de la cápsula Fénix.

En otras partes del mundo los equipos para rescate en minas consisten en jaulas simples de metal en las que viaja una sola persona, pero que no cuentan con sistemas de comunicación ni equipo de oxígeno como la cápsula mucho más sofisticada diseñada en Chile.

Desde agosto pasado los ojos del mundo han estado puestos en las vicisitudes de los mineros chilenos, pero los expertos subrayan que no se debe olvidar lo fundamental, que es que cada año varios cientos de mineros mueren en todo el mundo debido a malas condiciones de seguridad en sus minas.